Carl Jung y la sombra: El potencial oculto de nuestro lado oscuro

Carl Jung y la sombra: El potencial oculto de nuestro lado oscuro

Las palabras de Carl Jung sobre la sombra, y por qué debemos aprender a aceptarnos a nosotros mismos antes de entender a otros tienen que ver con conocer tu propia oscuridad, es el mejor método para lidiar con las tinieblas de otras personas.

Carl Jung es famoso por formular el concepto de la sombra, la porción de nuestra personalidad que, a través del paso de nuestra vida, es relegada a la oscuridad del inconsciente.

“Lo que no llevamos a la conciencia aparece en nuestras vidas como un destino.” (Carl Jung)

Carl Jung mostraba el tipo de sabiduría serena que normalmente se reserva para el ermitaño aislado. Sin embargo, llegó a su “totalidad” personal no a través de la ruta tradicional de la gracia cristiana o de la meditación budista, sino a través de medios científicos y psicológicos.

Profundizando en su propia mente problemática y reflexionando sobre las neurosis de sus pacientes, llegó a una visión inquietante.

Todos tenemos lados desconocidos que al negarlos pueden transformarse en verdaderos infiernos internos. Estos lados nuestros no reconocidos nos arruinan en los momentos menos esperados nuestros proyectos y logros.

Conocerlos y transformarlos se vuelve una tarea fundamental para alcanzar el bienestar de nuestra mente y cuerpo.

La naturaleza de la sombra en nosotros

Mientras que Jung es conocido por llevar el concepto de la sombra a la conciencia pública en los tiempos modernos, este aspecto de nosotros mismos ha sido reconocido desde hace mucho tiempo como una característica constante de los seres humanos.

Aunque la sombra es una parte innata del ser humano, la gran mayoría de nosotros estamos voluntariamente ciegos con respecto a su existencia. Ocultamos nuestras cualidades negativas, no sólo de los demás, sino de nosotros mismos.

Para hacer esto, a menudo criticamos y condenamos a otros para asegurarnos de que nuestro enfoque no caiga en nuestras propias faltas y tendencias destructivas.

Pasamos por la vida con un falso aire de superioridad moral y la creencia de que mientras otros actúan inmoral y destructivamente, nosotros mismos somos totalmente virtuosos y siempre tenemos la razón.

“Desafortunadamente, no puede haber duda de que el hombre es, en general, menos bueno de lo que se imagina o quiere ser. Todo el mundo lleva una sombra, y cuanto menos se encarna en la vida consciente del individuo, más negra y densa es. En cualquier caso, forma una pega inconsciente, frustrando nuestras intenciones más bien intencionadas”. (Carl Jung)

Haciéndonos  Conscientes de nuestra propia sombra:

Algunos aspectos de nuestra sombra son el producto de nuestra evolución. Tenemos, como todos los animales, instintos sexuales y agresivos que tendemos a reprimir para adaptarnos a las costumbres sociales del momento. Algunos aspectos de nuestra sombra son el producto de nuestra educación.

Los rasgos e impulsos de la personalidad que provocaron miedo o ansiedad en nuestros padres o maestros, por ejemplo, hacían que nos castigaran o criticaran, y así reaccionamos reprimiendo estas características.

Pusimos defensas psicológicas para asegurarnos de que no se les permitiera expresarse, y así estas características fueron reprimidas en el inconsciente. Como todos los humanos tenemos una sombra, lo que nos diferencia de los demás es el grado en que somos conscientes de ella.

Cuando nuestra sombra permanece inconsciente, causa estragos en nuestra vida. Los contenidos reprimidos no sólo desaparecen, sino que funcionan independientemente de nuestra conciencia.

En otras palabras, la sombra tiene la capacidad de anular nuestro ego consciente y tomar posesión de nuestro ser, ejerciendo control sobre nuestros pensamientos, emociones y comportamientos.

Cuando esto sucede, podemos ser conducidos inconscientemente a tiempos difíciles, mientras permanecemos ignorantes de que estos períodos problemáticos fueron autoimpuestos, y no el producto de la mala suerte o el destino.

“La regla psicológica dice que cuando una situación interna no se hace consciente, sucede fuera como un destino. Es decir, cuando el individuo permanece indiferente y no toma conciencia de su opuesto interior, el mundo debe forzar a actuar el contraste y ser dividido en mitades opuestas”. (Carl Jung)

El control inconsciente que nuestra sombra puede ejercer sobre nosotros también explica los comportamientos autodestructivos con los que tantos individuos luchan y son incapaces de controlar a pesar de saber conscientemente que estarían mejor si no participaran en tales acciones.

Muchos adictos son conducidos por su sombra, lo que explica la “guerra” interna que existe dentro de ellos.

Para evitar ser víctima de la “posesión de sombras”, debemos ser conscientes de nuestra propias sombras e integrarlas en nuestra personalidad consciente, aceptándolas con los brazos abiertos, no como aspectos aborrecibles de nuestro ser, sino como partes necesarias y vitales de nuestro ser.

La integridad implica tanto el bien como el mal, la luz y la oscuridad. El logro de la integridad en el desarrollo de la personalidad requiere que asimilemos nuestra sombra en nuestra personalidad consciente.

Esto es muy difícil. La mayoría no puede y no admitirá que en el fondo no son totalmente virtuosos, desinteresados y buenos seres humanos, sino que contienen impulsos y capacidades egoístas, destructivas, amorales e inmorales.

La mayoría preferiría engañarse a sí misma con un optimismo ciego sobre la “bondad” de su naturaleza, razón por la cual la mayoría siguen siendo individuos fragmentados que ignoran sus profundidades internas.

El poder oculto de la sombra

Lo que es especialmente interesante es la idea de que la sombra contiene no sólo aspectos destructivos de la personalidad, sino también capacidades potentes, creativas y poderosas. Durante nuestro desarrollo, ciertos rasgos e impulsos fueron programados por nuestra familia, compañeros y educadores.

Nuestra propensión a cumplir con las expectativas sociales también nos llevó a reprimir talentos, habilidades innatas e impulsos que, si se cultivaban y desarrollaban, tenían el potencial de hacernos seres más eficaces en el mundo.

Por ejemplo, cada vez es más frecuente hoy en día que los psicólogos diagnostiquen a las personas que cuestionan la autoridad y muestran signos de confianza extrema en sí mismas, como patológicas. Nuestra socialización en la sociedad moderna obstaculiza nuestro desarrollo.

La conclusión es que con nuestras energías más elevadas atrapadas, etiquetadas por otros y nuestro ego consciente como negativas y malas, nuestro crecimiento puede llegar a ser bloqueado, y la vida, una tierra baldía.

Por el bien de nuestro desarrollo personal, debemos, por lo tanto, ser más conscientes de nuestra sombra y abrir nuestra mente a la posibilidad de que tal vez no seamos tan amigables, justos y morales como pensamos.

Debemos considerar que tal vez hay aspectos inconscientes de nosotros mismos que conducen nuestro comportamiento “entre bastidores”.

Debemos mirar hacia abajo en nuestras profundidades y darnos cuenta de que nuestro ego consciente no siempre está en control, sino que a menudo es alcanzado por el poder de nuestra sombra.

Una vez que nos volvemos más conscientes de estos aspectos oscuros de nosotros mismos, debemos honrarlos y encontrar una manera de integrarlos en nuestra vida. Al no hacerlo, uno se debilitará y se dispersará.

Uno no puede servir a dos impulsos internos sin disipar sus fuerzas y energías. La sombra debe convertirse en parte de la personalidad consciente del individuo.

Cómo integrar la sombra a nuestra vida?

Nuestra sombra es única y, por lo tanto, para integrarla, es necesario que adoptemos nuestro propio enfoque. Independientemente del enfoque que adoptemos, para integrar adecuadamente nuestra sombra es necesario comportarse de manera contraria a las costumbres de la sociedad y a nuestra propia brújula moral consciente.

La mayoría de nuestras cualidades de sombra, fueron reprimidas en nuestro inconsciente porque creer que eran inaceptables.

Como técnica común en la integración de sombras podemos tener:

  • Encontrar una salida saludable, productiva, o por lo menos controlada, para la agresión reprimida o los impulsos sexuales.
  • Ignorar las costumbres que se consideran superficiales o inútiles.
  • Perseguir una pasión a pesar de que todos los que te rodean te presionen para que no lo hagas.

Estas tácticas pueden ayudarnos a separarnos de las expectativas y del “ojo conformista” de los demás, y nos permiten mirar hacia adentro, sin juicios ni condenas, para descubrir quiénes y qué somos realmente.

Si podemos encontrar una manera de negociar con nuestra sombra, y permitirle “vivir” en nuestra personalidad consciente en lugar de reprimirla, no sólo lograremos un sentido más seguro del yo, sino también un mayor conocimiento de lo que realmente queremos en la vida.

Al reconocer nuestras sombras, seremos más capaces de ignorar lo que otros piensan que deberíamos estar haciendo, más capaces de desviarnos de las masas, y por lo tanto más preparados para comenzar en un camino para cumplir nuestro propio destino personal.

La sombra, como Jung mencionó, es la puerta de entrada a nuestro SER. Muchos no se atreven a descender a sus profundidades, pero esto es exactamente lo que debemos hacer si queremos convertirnos en lo que realmente somos y reconocer la sombra que nos habita.

Por: Loubna Hatem  ∼ reencontrate.guru


Loubna Hatem

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies