¿Se puede superar una infidelidad?

¿Se puede superar una infidelidad?
Comparte

La infidelidad en las parejas es un verdadero trance que demanda demasiada energía y puede causar gran sufrimiento. Hay muchos tipos de infidelidades y varias reacciones posibles, pero todas encierran lo mismo a diferentes escalas.

Cuando en una pareja sale a la luz un acto de infidelidad se produce de inmediato una ruptura de la confianza y todo lo pasado, presente y futuro se tambalea, sin poder distinguir entra la verdad y el engaño. Ya no importa si alguien miente, el problema es que su palabra perderá valor, sus promesas, los proyectos comunes, tendrán cimientos debilitados.

La infidelidad tiene lugar cuando una pareja de manera tácita o explícita ha convenido exclusividad en su relación y una de las dos partes actúa al margen de ese acuerdo. Los tipos de infidelidad pueden ir desde un flirteo, hasta una vida paralela.

Las opciones ante una infidelidad son básicamente dos, con diversos matices cada una, seguimos o paramos.

Separarse:

Esto puede ser la primera decisión que se tome, luego de que haya tenido acto de aparición la infidelidad o el desenlace de un proceso arduo en el que normalmente se intentan reparar las cosas.

Es una opción altamente válida, en donde se deja claro que la lealtad, la confianza, el respeto y el amor no son negociables y no se está dispuesto a dejar pasar una traición.

En el caso de ocurrir a posterior, pero como consecuencia de la infidelidad, se habrán agotado los recursos disponibles y las intenciones de dar lo mejor en pro de un sentimiento que se aprecia con más peso que un acto de infidelidad. Sin embargo, se puede reconocer que el daño es suficiente como para no dar cabida a una reparación.

Seguir en la relación:

Esta alternativa da la oportunidad a la pareja de hacer un intento por engrandecer los lazos, luego de un duro golpe. Es bastante complicado que las cosas funcionen bien, al menos en un principio, porque el dolor que genera la infidelidad es profundo y nada justifica realmente un engaño. Hay mil vías para evitarlo, incluso una separación.

Sin embargo, hay parejas que logran superar la infidelidad exitosamente, porque ambos están dispuestos a pasar la página y centrarse en los intereses comunes, dejando por fuera a la tercera persona que estuvo involucrada en la relación, pero sobre todo, dejando por fuera las ganas de volver a engañar.

Es sumamente importante que quien fue engañado, tenga reales intenciones de perdonar para poder avanzar, porque de lo contrario, nada se logra. Quienes viven con el dolor y la rabia permanente, normalmente se anclan al pasado y se convierten en esclavos de lo que ocurrió. No logran superarlo y muchas veces solo se quedan para no dejarle el paso libre a su pareja de entablar otro tipo de relación con su amante o con cualquier otra persona.

Otras veces solo planean una venganza y terminan comportándose peor que quien originalmente fue infiel, con intención de dañar, de manera premeditada. Sin entender que la persona más afectada es ella misma, que se mantiene en una relación cargada de rabia, dañándose y dañando a otros en su proceso. Está bien salir lastimado de una relación, pero quedarnos en ella conscientemente en un bucle de dolor es la peor de las ideas.

La única manera de estar bien luego de una infidelidad, de una pareja recuperarse es darle una oportunidad al amor, con ambas personas conscientes de que puede ser un proceso arduo, pero que si reconocen que la relación lo vale, están dispuestas a asumirlo.

Si se pretende continuar en la relación, luego de una infidelidad, es necesario:

Perdonar:

Perdonar es complicado, pero es necesario. Tratemos de no agregar más drama del existente, entendamos que todos somos capaces de cometer errores y no lo hacemos por dañar a quienes amamos, sino por pensar o reaccionar en pro de un bienestar propio, quizás momentáneo. La inmadurez y el no saber manejar determinadas situaciones puede ser un agravante, que nos haga abrir las puertas a oportunidades que luego no sabemos cómo cerrar.

No es justificar la acción, es verlo de manera objetiva, entendiendo que cualquiera puede cometer una infidelidad y eso no necesariamente debe traducirse en una falta de amor, aun cuando sea una falta al amor y a su relación.

Cambiar dinámicas en la relación:

Es necesario establecer nuevos acuerdos, renovar planes, hacer cosas distintas. Se debe evaluar cuáles fueron las causas por las que se produjo la infidelidad y trabajar por mejorar la relación, procurando que ambos se sientan cómodos y plenos. La persona engañada puede sentirse en posición solo de recibir y quizás está en todo el derecho, pero si deciden estar juntos luego de una infidelidad, es mucho más conveniente alimentar la relación y remar ambos para salir de la zona complicada.

Recuperar la confianza:

Acá deben trabajar ambos también, quien fue infiel debe ser más que transparente y procurar fomentar lo que se quebró. Ser honesto, abierto, franco, respetuoso y demostrar en todo momento su disposición de hacer las cosas de la mejor manera posible. Y la persona que fue engañada debe colaborar impidiendo que la desconfianza y la inseguridad la embarguen… Si la opción fue quedarse, que no sea para torturarse y amargar su existencia, sino trabajar por lo que siente vale más.

El amor todo lo sana, sin embargo, deben estar claros los dos en lo que quieren y evitar que se haga rutina la infidelidad, a menos que así lo acuerden y sea de satisfacción para ambos.

Por: Sara Espejo – Reenocntrate.gurú


Sara Espejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies