Confrontar a una persona problemática sin perder los estribos es posible…

Confrontar a una persona problemática sin perder los estribos es posible…
Comparte

Aprender a confrontar a una persona que es problemática, nos evitará un conflicto mayor en un futuro.

En reiteradas ocasiones hemos ignorado un problema que teníamos con alguien, únicamente con el fin de evitar una plática incómoda. Esto puede sucedernos con cualquier persona: con nuestra pareja, un amigo o un conocido. Preferimos no decir nada o no hacer algo al respecto.

Por un lado, está en nuestra naturaleza el hecho de no querer vernos en situaciones incómodas y, por lo tanto, preferimos evitar el conflicto a como dé lugar. Pero, por otro lado, hay que tener presente que los problemas no se resuelven por sí solos. Si no se hace nada al respecto, la situación únicamente empeorará con el paso del tiempo, lo cual no es nada bueno para nuestro bienestar interior…

¿Y qué se puede hacer en estos casos?

Aquí lo explicamos.

Cómo confrontar a una persona que es problemática

En primer lugar, debemos tener presente que, confrontar a una persona no significa que vamos a ir corriendo a donde él o ella y reclamarle todas las cosas que no nos gustan de su actitud… No, no se trata de eso.

Si hay algo que te incomoda de alguien, ante todo, es primordial que mantengas la calma y actúes sabiamente para atacar el problema de raíz.

Sigue estos consejos:

1. Usa el lenguaje y el tono adecuado a la hora de confrontar

Algo importante que primeramente debes hacer, es separar toda mala acción o actitud que te incomodó de la persona en sí. Es decir… no es lo mismo decirle a alguien “creo que actuaste de manera irresponsable”, a decirle “¡eres un completo irresponsable!”.

Saber dirigirse a una persona

Si te diriges a otra persona con adjetivos calificativos, o bien descalificándola, la conversación no terminará en algo positivo. Por eso, es necesario que cuides el lenguaje que vayas a usar e incluso el tono en el que dices las cosas.

Recuerda que, hay formas de usar las palabras y maneras de dirigirnos a los demás. Por lo tanto, si le haces ver a alguien, respetuosamente, que un problema se puede corregir en equipo, es mucho más probable que la otra persona se ponga de tu lado y coopere contigo.

2. Sé específico

Si verdaderamente quieres resolver un conflicto o quieres que cierta situación de incomodidad no se vuelva a repetir, tendrás que ser claro al momento de expresarte. De esa forma, ayudas a que la otra persona se enfoque en lo que tiene mejorar.

Es por eso que, antes de tomar acción es aconsejable que pongas tus ideas en orden. Puedes, por ejemplo, escribir en una hoja los puntos que desees aclarar. Hacer esto te ayudará a ser más conciso, asertivo y claro con tu mensaje.

3. Evita las palabras «nunca» y «siempre»

Estas palabras lo único que hacen es generalizar la situación. Si haces uso de ellas, al momento de confrontar a una persona, simplemente provocarás que esta se ponga a la defensiva y que ignore el problema, dando paso a una acalorada discusión donde posiblemente se echen cosas en cara y se desvíe la conversación.

Entonces, si no deseas que suceda esto, no hagas uso de estas palabras que solamente generalizan. En todo caso, sé específico al explicar las circunstancias en las cuales se presentó dicho problema.

4. Usa la empatía

Siempre que vayas a confrontar a alguien, pregúntale en el momento de la conversación qué piensa y cómo se siente al respecto, pues es necesario también escuchar la perspectiva de la otra persona para tratar de entenderla.

Usar la empatía

Ahora bien, hacer esto no significa que tienes que estar de acuerdo con su forma de pensar o reaccionar. Simplemente estarás teniendo un punto de partida para intentar buscar una posible solución.

Además, al usar la empatía le estarás demostrando a la otra persona que sí te importa lo que tiene que decir y, por lo tanto, estará más abierta a dialogar contigo, pues se dará cuenta que tu intención consiste en arreglar la situación.

5. Usa la siguiente técnica…

La técnica del emparedado o sándwich… ¿la has escuchado?

Sirve para expresar cualquier disconformidad o para emitir una crítica constructiva. Simplemente tienes que hacer lo siguiente:

Abre el tema de conversación con algo positivo, por ejemplo: menciona un atributo que te guste de la personalidad de esa persona. Posteriormente, das a conocer la parte negativa, que consiste en el mensaje principal que quieres comunicar. Por último, concluye con una nota o comentario positivo, que pueda servir como mensaje optimista frente a la situación.

¡Es como si armaras un sándwich!

La técnica del emparedado, no sólo hace que la persona confrontada perciba tus comentarios de la mejor manera, sino que le otorgas la motivación necesaria para incentivarla a mejorar.

Finalmente, crea un plan de acción que tenga en cuenta el hecho de establecer pautas para evitar que se vuelva a repetir la situación en cuestión. Y ojo, no me refiero a imponer reglas que hagan la relación más incómoda o difícil, sino a llegar a un acuerdo para que ambos alcancen un punto medio de bienestar.

No hay nada de malo en confrontar

Todos estos consejos tendrán resultados efectivos si se llegan a aplicar con personas razonables y abiertas a tener una conversación civilizada.

Por otro lado, sabemos que, desafortunadamente, habrá personas que no están dispuestas a dialogar… En estos casos, no te preocupes, pues no hay nada que puedas hacer para cambiar la actitud de la otra persona.

Lo que sí debes tener presente es el hecho de valerte por ti mismo y de no quedarte callado, pues esto hará que te tomen con más seriedad.

Recuerda, no hay nada de malo en confrontar a una persona. Hazte respetar siempre, pero eso sí, hazlo de forma educada. Y si ves que su comportamiento problemático persiste, solamente debes darte cuenta que posiblemente estás frente una persona tóxica y debes tener cuidado con él o ella.

De este tipo de personas hemos hablado anteriormente, así que, si gustas puedes leer algunos consejos que te ayudarán a sobrellevarlas. Solo debes hacer clic en este enlace.

Sin más que agregar, un saludo cordial.

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.guru


Adrian Alberto

Redactor de contenido web e Ingeniero de Telecomunicaciones. Especializado en temas de crecimiento personal, tecnología e innovación digital.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies