Creencias limitantes. Hablemos de ellas…

Creencias limitantes. Hablemos de ellas…
Comparte

Por empezar, ¿A qué llamamos creencia? Una creencia es el estado de la mente en que una persona supone verdadero el conocimiento o la experiencia que tiene acerca de un suceso o cosa. Frank P. Rmsey (fue un filósofo y matemático inglés) propone una metáfora, “Las creencias son como un mapa grabado en el sistema, que nos guían en el mundo para encontrar la satisfacción de nuestras necesidades”. Básicamente creer significa ” dar por cierto algo, sin poseer evidencias de ello”.

Dependiendo de su origen, hay distintos tipos de creencias.

  1. Creencias externas: cuando provienen desde afuera del individuo, ya sea adoptadas del entorno social o porque se reciben desde una herencia o educación.
  2. Creencias internas: estas, en cambio, provienen de la propia mente del individuo. Ya sea desde la propia experiencia directa, o la interpretación de algún evento.

Podría seguir enumerando distintas clases de creencias, pero le quiero dar importancia solamente a un tipo específico. En este artículo nos centraremos en las llamadas “Creencias limitantes“.

Creencias-1

Nuestros pensamientos afectan directamente a la realidad que construimos.

Volviendo a lo importante; las creencias limitantes son, por definición, pensamientos e ideas negativas que aunque tal vez no sean ciertas, las consideramos como ciertas. Son percepciones que tenemos de la realidad y a su vez, condicionan nuestra vida.

Como dice el dicho, “Las cosas llegan cuando menos las esperamos”. Y las creencias limitantes no se quedan atrás; aparecen cuando no las necesitamos.

Nuestra mente se adecua a lo que pensamos. Entonces, si creemos que no somos capaces de hacer algo, nuestro cerebro ya nos prepara y nos predispone para eso. Nuestras creencias, y sobre todo las negativas, tienen mucho poder sobre nosotros. Estas ideas muchas veces impiden que nos animemos a nuevos desafíos, o nos guían de una mala manera a la hora de tomar decisiones.

El origen de las creencias limitantes.

El concepto que tenemos de nosotros mismos se ha ido formando en base a lo que vivimos, a las experiencias que tuvimos y a el entorno en que crecimos. Estas creencias limitantes de las que venimos hablando, pueden surgir ya sea de presiones que pueden llegar a poner tu familia, amigos, compañeros sobre ti, de alguna ocasión en la que intentaste hacer algo, no te salió, y de ahí sale tu idea de “No puedo hacerlo”, o bien desde la infancia.

La mayoría de las veces, si hay sucesos e ideas negativas en nuestra infancia, si no las trabajamos, pueden durar aún hasta cuando llegamos a la adultez.

Déjame mostrarte algunos ejemplos, lo mas probable es que alguna vez los hayas pensado.

  • “No puedo llevar una vida saludable y comer sano”
  • “Es difícil ser feliz”
  • “Soy incapaz de cambiar mis opiniones”
  • “No puedo ser amado, tener éxito”

Esas son algunas de las tantas ideas negativas que nos afectan en el transcurso de nuestra vida. Ahora bien, ¿Cómo cambiar o eliminar estas creencias que nos limitan? Primero y principal tienes que intentar detectar el origen de tus creencias. Debes analizar a fondo todas para poder encontrar la que te está afectando; aunque creas que es cierta, al fin y al cabo es simplemente una mentira que ha creado tu cabeza. Te recomiendo que hagas una lista con todas y cada una de tus creencias, y cuando la termines debes analizarla.

¿Y? ¿Son más las creencias que te impulsan, o las que te limitan?

Luego de esto, no tengas miedo a dejar el pasado atrás. A veces cometemos errores, pero lo más importante es que ellos no nos definen; no tengas miedo de cambiar. Por último, cuando te des cuenta lo poco que te ayudarían ideas limitantes, irás dejándolas atrás poco a poco.

Creencias-2Para finalizar, quiero recalcar que hay que atreverse a cambiar nuestra imagen negativa. Fortalezcamos una imagen positiva; si la creemos, funcionará. Como bien sabemos, las creencias limitantes y la idea de “Lo que hago, lo hago mal” tienen mucho poder, al punto que nos lo creemos y actuamos en base a ello. Entonces, ¿Por qué no transformar esa idea en “Hay muchísimas cosas que hago bien”? Si lo negativo tiene la capacidad de apoderarse de nosotros y hacer que actuemos de una mala manera, lo positivo también puede hacerlo. Es cuestión de que te lo plantees. ¡Cambia tus malas creencias y cambiará tu forma de actuar!

Sara Martínez – Reencontrate.guru


Sara Martinez