¿Cómo es tu diálogo interno? ¿Te hablas a ti mismo de forma consciente?

¿Cómo es tu diálogo interno? ¿Te hablas a ti mismo de forma consciente?
Comparte

Tu diálogo interno no es otra cosa que esa conversación consciente o inconsciente que cada día mantienes contigo mismo. Son esos pensamientos que guían tu forma de actuar, que forman parte de tu lenguaje interno, y que al final, te ayudan a afrontar los retos de la vida, ya que impactan directamente en tu autoestima, tus emociones y las decisiones que tomas.

Hay que cuidar nuestro dialogo interno, pues somos el resultado de lo que pensamos a diario.

Debes cuidar lo que te dices a ti mismo, ya que, si todo el tiempo te hablas mal, tú mismo sabotearás tus capacidades y tus posibilidades de triunfar en la vida. En cambio, si te hablas bien, aumentará tu confianza e incrementará tu capacidad de tomar decisiones, de manera que, cualquier cosa que se te presente en la vida, la podrás afrontar con total entereza y seguridad.

En este post, vamos a hablar un poco más acerca del diálogo interno y qué podemos hacer para que este termine siendo positivo.

Empecemos.

¿Cómo es tu diálogo interno?

En primer lugar, quiero comentarte que hay dos tipos de diálogo interno que revelan cómo es nuestra voz interior y qué es lo que verdaderamente nos decimos a sí mismos.

Persona viéndose a sí misma

Así pues, tenemos al diálogo interno negativo y al diálogo interno positivo. Veamos de que se trata cada uno…

Tipos de diálogo interno negativo

El diálogo interno negativo se divide a su vez en 4 tipos:

1. El diálogo interno catastrófico

Es aquel en donde la persona se anticipa a hechos que seguramente no sucederán y que, de paso, los magnifica. En este sentido, surge la ansiedad como consecuencia de imaginar cosas catastróficas, lo cual luego puede desencadenar ataques de pánico o cualquier tipo de trastorno mental.

2. El diálogo autocrítico

En esta clase de diálogo, la persona se habla de modo que se juzga a sí misma de forma severa recalcando todas sus limitaciones y defectos. En consecuencia, tiende a ser dependiente de los demás y siempre se compara con otros buscando sentirse en desventaja.

3. El diálogo autoexigente

Atención aquí, porque la persona que se habla a sí misma de manera exigente, termina agotada y con estrés crónico. Muchas veces esto sucede porque dentro de sí hay conductas perfeccionistas e intolerantes frente a los errores. Esta clase de persona, asimismo, está convencida de que sus fallas se deben a errores de otras personas.

4. El diálogo interno victimista.

Este último tipo de diálogo interno parte de algún evento traumático o negativo que la persona ha vivido y que la hace afirmar que su vida o aquello que vivió no tiene cura. Es más, dentro de su mente, no hay avances ni progresos. Solo lamentos y quejas constantes. Tampoco hay una intención de cambiar.

El diálogo interno positivo

Por otro lado, tenemos al diálogo interno positivo, que es aquella voz mental que nos habla de forma constante y nos brinda mensajes amables y positivos.

Este, a su vez, tiene la capacidad de modificar cómo entendemos las situaciones que se nos presentan, qué debemos sentir cuando suceden y, sobre todo, qué debemos hacer o cómo debemos actuar.

Persona pensando

Ahora bien, por lo general, muchas de las personas que habitamos este mundo nos solemos identificar más con el diálogo negativo que con el positivo.

Esto ocurre, muchas veces, por las experiencias que hemos tendido en la vida o por cómo hemos sido criados. Sin embargo, ¿acaso hay alguna forma de construir un diálogo interno positivo que constantemente estimule nuestro bienestar?

Pues sí, si la hay, y he aquí los pasos que te ayudarán a llevarlo a cabo:

4 pasos para construir un diálogo interno positivo y consciente:

  1. Presta atención a la manera en cómo te hablas a ti mismo. Si puedes anota aquellas situaciones en las que te sientas mal. Es decir, toma nota de tus pensamientos o qué es lo que te dices en aquellos momentos difíciles.
  2. Cuestiona a ese diálogo negativo. Recuerda algo muy importante y es que “tú no eres tus pensamientos, eres el resultado de ellos”. Es decir, no eres lo negativo que te dices. Por lo tanto, debes cuestionar la veracidad de esos pensamientos que llegan a ti en momentos de inestabilidad. Hazte preguntas como:
  • ¿De dónde viene esa voz negativa?
  • ¿Alguien me dijo esto antes?
  • ¿Tengo alguna evidencia real para pensar esto?
  • ¿Estoy pensando de manera catastrófica?
  • ¿Estoy juzgando mi forma de ser en lugar de mi forma de actuar?
  • ¿Puedo enfocarme en pensar mejor las cosas y en conseguir posibles soluciones?
  1. Cambia el modo en que te hablas. Busca frases o afirmaciones que te motiven a afrontar las situaciones difíciles y a ver que tienes las capacidades y destrezas necesarias para salir de ellas. Este último paso sé que es difícil de hacer y sostener, ya que nuestra tendencia habitual será hablarnos de forma negativa, pero es necesario hacer un esfuerzo, paso a paso, e ir en contra de ello. Es más, cuando aparezca el pensamiento negativo, frena, hazte consciente de él, e intenta cambiarlo por alguna frase o afirmación positiva.
  2. Crea de lo anterior, un hábito. No apliques los pasos anteriores solo una vez. Debes hacerlo cada vez que se presenten pensamientos negativos en tu mente. Y, sobre todo, sé disciplinado y ten paciencia. Si te mantienes haciendo esto a diario, pronto, tu mente cambiará la forma de ver las cosas y tus acciones serán mucho más fructíferas y positivas.

Persona teniendo un diálogo interno

Y bien, ¿Cuál es tu tipo de diálogo interno? ¿Cómo te hablas a ti mismo? ¿Crees que hay cosas que debes mejorar?

Gracias por haber leído este post. Por ahora me despido, pero eso sí, no sin antes recordarte que aquí, en reencontrate.guru, cuentas con diversos talleres y cursos orientados a tu crecimiento personal y espiritual. No dudes en suscribirte a ellos y sácales el mayor provecho posible, sobre todo, para conseguir bienestar.

Recuerda también que puedes seguirnos en nuestra cuenta de Instagram@reencontrate.guru; constantemente compartimos en ella muchas reflexiones y consejos que te conviene aprender.

Sin más que agregar, un saludito.

¡Hasta la próxima!

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.guru


Adrian Alberto

Ingeniero de Telecomunicaciones. Mi fuerte es la tecnología, aunque aquí escribo sobre crecimiento personal y lo que sé de psicología. Fiel creyente del "todo es posible en esta vida" 🌻💪🏻