No dices nada para evitar conflictos y vives en conflicto por no decir nada

No dices nada para evitar conflictos y vives en conflicto por no decir nada
Comparte

Hoy en día, en el mundo en que vivimos, hay millones de personas que prefieren evitar las situaciones conflictivas, solo “para no tener mayores problemas”. Pero lo que en realidad no saben es que a la larga esto solo termina siendo perjudicial para ellos mismos.

Así pues, se aguantan los malos tratos de sus jefes, las faltas de respeto de algunos familiares, o las agresiones verbales de otras personas, amigos o conocidos. Todo esto, sin decir absolutamente nada. Sin emitir algún reclamo. Sin decir “¡Basta!, se acabo”.

La premisa que hay en la mente de muchos de estos individuos es: “hay que vivir en paz”. Sin embargo, la pregunta clave aquí es… ¿realmente lo consiguen? ¿Qué efectos causa el hecho de callarse conflictos y no ser honestos a la hora de expresar aquello que nos incomoda?

Vamos a hablar de esto con mayor detalle a continuación…

¿No dices nada para evitar conflictos?… ¡Cuidado!

Según expertos en psicología, las personas que evitan los conflictos con el fin de ahorrarse el mal trago, pueden a la larga verse afectadas en diversos aspectos de su vida cotidiana.

No ocurre lo mismo, por supuesto, con aquellas personas que reaccionan ante cualquier conflicto, o que verdaderamente buscan solventar cualquier tipo de situación que les aqueje.

Pero vamos por pasos…

Mujer con un fuerte conflicto interior

En primer lugar, la reacción que toda persona tenga ante un conflicto, una injusticia o algo que de cierto modo le afecta, tiene mucho que ver con la personalidad que esta tenga.

Así, por ejemplo, hay quienes reaccionan de forma agresiva expresando toda la rabia que una determinada situación les causa. También están quienes deciden pasarlo por alto todo, porque no saben cómo manejar la situación o no quieren disputas. Y, por último, están quienes buscan la manera de expresar su descontento con la injusticia o el malestar de forma educada y asertiva.

Te pregunto… ¿En cuál de estos tres casos te ubicas al momento de reaccionar ante los conflictos? ¿Y cuál de ellos crees es el más conveniente a aplicar?

Medita un momento al respecto y prosigue con la lectura…

Las consecuencias de quedarse callado

En primer lugar, debes saber que evadir un conflicto, un maltrato, una injusticia, solo para evitarse problemas, termina siendo contraproducente. De hecho, esto solo hará que la conducta que provoca el conflicto perdure y se mantenga en el tiempo.

Ya lo dicen muchos expertos en psicología:

El deseo de paz no siempre es un deseo de encontrar soluciones y, en aras de la armonía, con frecuencia se pierde justicia, se tolera el mal o no se exige lo que se necesita.

Asimismo, el psicólogo español Ferran Martínez Gómez, explica que: “La persona inhibida (aquella que evita el conflicto), es como un globo que se llena, pero a la misma vez se guarda todo. El detalle es que el globo va llenándose día tras día, hasta que, en cualquier momento, estalla”.

La realidad es que, evadir los conflictos no significa librarse de ellos. El conflicto, el problema que lo ocasiona, sigue ahí aunque se niegue. Más bien, quienes tratan de evitarlo no ganan tranquilidad porque necesitan mucha más energía para negarlo, y eso provoca tensión y, a la larga, les pasa factura a nivel físico y mental.

Ahora bien, el detalle no está en que vamos a explotar de manera inadecuada y crear un conflicto más grande que, en vez de generar soluciones, cree más problemas.

Existen formas de ser asertivo al momento de expresar nuestra negativa ante cualquier tipo de situación. De hecho, aquí hemos hablado de la asertividad en temas anteriores y hemos visto cómo podemos aprender a decir “No” sin que eso nos afecte.

No te calles todo… busca una forma inteligente de decir las cosas

El hecho de evitar los conflictos es una conducta mal aprendida. Se entiende que la confrontación genera ansiedad, y por eso, a veces, uno la evita para no sentir esa tensión. Pero el detalle está en que a medida que pasa el tiempo esa actitud causa problemas. Recordemos pues que la vida se trata de tomar decisiones y afrontar aquello que nos aqueja.

Mujer expresando sus conflictos a otra

Es común encontrarse el caso de personas que han estado toda su vida cediendo y diciendo que sí a todo, solo por no confrontar con sus familiares. Sin embargo, llega el día en que no aguantan más. Estallan y eso hace que muchas cosas se desestabilicen y, de cierta forma, empeoren. Esto es lo que en realidad debemos evitar.

De ahí que sea importante hablar, pero eso sí, saber hacerlo. Y, además, hacerlo con tiempo. Es decir, no acumular cosas. De hecho, muchos psicólogos resaltan que lejos de ganar paz y tranquilidad, quienes todo el tiempo adoptan una actitud pasiva por miedo al conflicto, y no expresan su agresividad, van aguantando y conteniendo hostilidad. Esto último acaba causando estragos sobre la salud mental y, a menudo, también sobre la salud física.

“El estrés mal contenido acaba produciendo enfermedades: si una persona no verbaliza sus emociones el cuerpo las verbaliza por ella en forma de manchas en la piel, caída del pelo o herpes labiales, pues la piel es la primera barrera defensiva contra el exterior; también se producen gastritis y úlceras de estómago, porque si estás en tensión no llega la sangre a las paredes del estómago y hay una acción corrosiva de los ácidos; y la respuesta defensiva continua que provoca el estrés también se traduce en problemas musculares en la nuca, las lumbares…”

José Ignacio Robles, profesor de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid.

Esto es algo que hemos hablado anteriormente aquí también: Detrás de las enfermedades se ocultan emociones.

En resumen…

Busca siempre la forma de expresar las cosas que te incomodan.

¿Y cómo puedes hacerlo?

  • Piensa primero en lo mucho que lleva ocurriendo el conflicto.
  • Observa en qué aspectos este puede estar afectándote a ti o a tu relación con los tuyos.
  • Busca las palabras adecuadas para expresar aquello que te esté incomodando. Pero no dejes que pase el tiempo.
  • Toma las acciones necesarias que te permitan estar mejor, pero eso sí, con sabiduría (pensando bien). No sientas miedo a actuar.
  • Por último, en caso de que necesites buscar ayuda con un profesional, no dudes en hacerlo. No todo lo puedes sobrellevar tú solo. A veces, es necesario buscar refuerzos o la orientación adecuada.

Ayuda con un profesional

Y bien, hasta aquí este post. Por ahora, me despido no sin antes recordarte que aquí, en reencontrate.guru, cuentas con diversos talleres y cursos orientados a tu crecimiento personal, mental y espiritual. No dudes en suscribirte a ellos y sácales el mayor provecho posible.

Recuerda también que nos puedes seguir en nuestra cuenta de Instagram como @reencontrate.guru; constantemente, compartimos en ella muchas reflexiones y consejos que te conviene aprender.

Sin más que agregar, un saludito.

¡Nos vemos!

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.guru


Adrian Alberto

Ingeniero de Telecomunicaciones. Mi fuerte es la tecnología, aunque aquí escribo sobre crecimiento personal y lo que sé de psicología. Fiel creyente del "todo es posible en esta vida" 🌻💪🏻