¿Cómo puedes reconocer a una persona que solo se victimiza?

¿Cómo puedes reconocer a una persona que solo se victimiza?
Comparte

¿De casualidad conoces a alguien que todo el tiempo te pide ayuda en algo, pero que jamás sigue tu consejo? ¿O que siempre habla de lo mala que es su situación, pero no hace nada por cambiarla?… Si es así, probablemente, dicha persona pueda tener una mentalidad de víctima. Es decir, piensa que todo el mundo está en contra de ella y que todo está fuera de su control.

Estar cerca o convivir con alguien que se victimiza continuamente por todo, puede resultar agotador. Y no es nada agradable tener que presenciar constantemente su perpetuo estado de descontento.

En este sentido, hoy quiero hablarte de 9 señales que puedes encontrar en aquellas personas que siempre están jugando a ser la víctima.

El comportamiento de las personas que juegan a ser la víctima

Antes de comenzar, me gustaría mencionarte que este artículo es sólo para propósitos educativos. Y no tiene la intención de diagnosticar algún tipo de trastorno o conducta.

En caso de que estés atravesando una situación difícil y quieras resolverla lo más pronto posible, te aconsejo que acudas con un profesional.

Asimismo, no pretendemos desacreditar, desvalorizar o juzgar a otras personas. Simplemente, buscamos brindar conocimiento sobre un tema en particular.

Sin más, comencemos con estas 9 señales:

1. Tratarán de manipularte

¿A esa persona siempre le están ocurriendo cosas malas?

Si es así, debes tener presente que, hay sujetos que solamente fingen pasar un momento difícil con el fin de manipularte. Es decir, muy en el fondo tratan de buscar la forma de que sientas lástima por ellos.

La mano de una persona manipulando un muñeco

Por ejemplo, pueden culparte por cosas que están fuera de tu control, o incluso hacerte creer que son la víctima principal de todo. Esto con el fin de que abandones tus propias necesidades y apoyes las de ellos.

Por lo tanto, debes ser muy observador. Si esa persona que convive contigo todo el tiempo vive quejándose de lo malo que son los demás con él (o ella), ¡Cuidado!

2. Se aferran al pasado

¿Conoces a alguien que guarda mucho rencor a otras personas y a su vez se niega a perdonar u olvidar sus malas acciones?

Anteriormente, hemos hablado aquí sobre la importancia que tiene el perdón, y además, que este suele practicarse de forma íntima o personal.

Ahora bien, la gente que se victimiza todo el tiempo tiende a aferrarse a los eventos pasados. Sin importar cuán grande o pequeña haya sido la experiencia, no dejarán pasar nada.

Incluso, pueden usar todo esto como un medio para atacar a los demás. Así, por ejemplo, pueden hablar excesivamente de una ex pareja que tuvieron hace años o sobre sus fracasos pasados, al punto de sentirse tristes o atacarte por ello.

3. No están contentos con su situación.

Las personas con mentalidad de víctima viven extremadamente insatisfechas con la forma en que están las cosas en su vida. Lo que es peor, no hacen nada para cambiar o mejorar algo.

A menudo tienen una idea de la vida que quisieran vivir, pero se muestran incapaces de trabajar en ello. Incluso, pueden usar esta insatisfacción de su vida actual como una forma de manipulación. Es decir, para que tú u otras personas se apiaden de ellas y las ayuden.

Hay que tener en cuenta que, esto, además de dañar su propio bienestar, puede ser perjudicial para sus relaciones interpersonales.

4. Colocan la culpa en otras partes

Los individuos que son victimistas tienden a culpar a los factores externos de sus sentimientos. Así pues, sienten que una mala relación de su pasado es la causa de su infelicidad en el presente.

Persona culpando a otra

O bien, pueden usar esto como una razón para explicar por qué están solos y atascados en el lugar donde los tiene la vida.

5. Inventan excusas

No importa el consejo que les des, pueden desviarlo con cualquier excusa. Son del tipo de personas que piensan que no son lo suficientemente inteligentes como para dedicarse a un determinado trabajo, tarea o hobby. Por otro lado, consideran que aprender una nueva habilidad requiere demasiado tiempo, energía y dinero.

Evitan por completo el tener que actuar. Y este hábito combinado con la tendencia a aferrarse al pasado y a culpar a otros, puede impedirles avanzar en la vida.

6. Son dependientes emocionales

Las personas con una mentalidad de víctima suelen depender de ti y de los demás, al punto de afectar tu nivel de energía y agotarte. Esto se debe a que viven en un constante estado de negatividad que te hará sentir absorbido por su mundo. Por más que intentes apoyarlas, no verás cambio ni mejoría en ellas.

7. Viven en una constante actitud pasiva

Cuando hablamos de una actitud pasiva, nos referimos a que son individuos que no tomarán medidas sobre alguna situación, incluso cuando sea absolutamente necesario hacerlo.

Así pues, dejarán que la gente se aproveche de ellos en el trabajo o en casa. Pero cuidado, porque después pueden arremeter contra ti o los demás y echarte la culpa de ello. Por otra parte, su sentimiento de impotencia es enorme.

8. Son inseguros e inestables

Otra característica resaltante en este tipo de personas, son su baja confianza y autoestima. Esto puede venir de compararse constantemente con los demás y creer que no hay forma de cambiarse a sí mismos.

Incluso, pueden autosabotearse y boicotear a otros, como garantía de que nada mejorará. Siempre parecerán estar angustiadas, solas y suelen decir cosas como: “nadie me apoya, siempre tengo que hacer las cosas yo solo(a)”

9. Son dramáticas seriales

¡Así es! Atraerán el drama a dondequiera que vayan.

No importa lo que parezca, siempre habrá alguien ahí fuera queriéndolas maltratar. Incluso, suelen discutir con otras personas por cosas aparentemente pequeñas o insignificantes. Además, asumen que ellas únicamente tienen la razón de todo y que los demás están completamente equivocados.

Mujer histérica y dramática

Y bien… ¿alguna de estas señales mencionadas aquí se relaciona con alguien que conoces?

Aunque no lo creas, las persona con mentalidad de víctima abundan mucho hoy en día. Y como te mencioné en un principio, lidiar con ellas no es nada sencillo. Sin embargo, es algo que se puede lograr. La recomendación nuevamente, es acudir con un profesional de la psicología.

Para finalizar, te recuerdo que, en este espacio, podrás encontrar varios talleres, cursos y herramientas que te pueden ayudar con tu crecimiento personal y espiritual. La invitación es a que te suscribas a cualquiera de ellas y las aproveches al máximo.

¡Un saludito!

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.guru


Adrian Alberto

Redactor de contenido web e Ingeniero de Telecomunicaciones. Especializado en temas de crecimiento personal, tecnología e innovación digital.