Consejos para ser mentalmente más fuerte

Consejos para ser mentalmente más fuerte
Comparte

¿Tienes idea de lo que significa ser mentalmente fuerte?

Si no tienes idea, no te preocupes. Vamos a colocarte un ejemplo, para que lo puedas entender.

Por lo general, cuando te ejercitas o realizas alguna actividad física, ganas fuerza física. Asimismo, si le dedicas tiempo y constancia a esa actividad, invertirás en tu salud, lo que te ayudará luego a sentirte mejor.

Esta misma idea la puedes aplicar a algo que aquí llamaremos, “una mentalidad fuerte”.

Cuando tienes una mentalidad más dura (por así decirlo), te sientes bien mental y emocionalmente. Serás capaz de afrontar mejor las circunstancias y los momentos estresantes o abrumadoras que se puedan presentar en tu vida. Del mismo modo, serás capaz de manejar el miedo y la duda, pues tendrás la fortaleza mental para enfrentar este tipo de cosas.

Ahora bien…

¿Quieres aprender a ser más fuerte mentalmente?

He aquí algunos consejos que te ayudarán a lograrlo:

1. Toma decisiones claras y enfocadas en lo que buscas lograr

¿Alguna vez te has sentido presionado en tomar una decisión correcta?

¿Te preocupa decepcionar a los demás o defraudar a otras personas si tomas una decisión equivocada?

Pues bien, déjame decirte lo siguiente:

Las decisiones correctas, no existen.

Las decisiones y elecciones que simplemente tomas y que son honestas o están en sintonía con lo que quieres y necesitas, las considerarás correctas para ti. Sin embargo, toda elección correcta depende de, a dónde quieras ir o a dónde quieras llegar.

Así pues, si te sientes inseguro o poco claro con respecto a una situación en donde debes realizar una elección, lo más probable es que tomes una decisión que considerarás luego incorrecta o negativa para ti.

Un hombre intentando tomar decisiones

Para que no te suceda esto, haz una lista con tus objetivos actuales, metas y propósitos, y ten claras las cosas de las estás dispuesto a desprenderte, especialmente si sabes que no te servirán en aquello que te has planteado. La idea es que estés centrado y enfocado al momento de tomar decisiones.

2. Consigue una papelera de basura emocional

¿Sientes que piensas demasiado? Y, además, ¿sientes que esos pensamientos en su mayoría son negativos?

Los pensamientos negativos suelen ser los que te impiden estar donde quisieras estar. Estos, por lo general, terminarán llenándote de temor y ansiedad, y acabarán dañándote emocionalmente.

La fortaleza mental es difícil de desarrollar cuando se tiene una mentalidad negativa. Sin embargo, una solución a esto, es conseguir un cubo de basura emocional.

El objetivo de tener esta papelera, es que puedas tirar dentro de ella todas tus dudas, preocupaciones y miedos para que puedas obtener claridad mental.

Dos cosas que te pueden servir de papelera emocional son: escribir en un diario, o acudir con un psicoterapeuta. De esta forma, podrás desechar esos malos pensamientos, tratarlos de forma saludable, darte la oportunidad de procesarlos, y por consiguiente, llegar a una resolución.

Con una mentalidad más clara y positiva, te será más fácil centrarte en lo que quieres y en dónde quieres estar.

3. Haz ejercicio

Se dice que el ejercicio físico es principalmente para el beneficio físico. Sin embargo, está comprobado que también ofrece beneficios mentales. De hecho, el ejercicio físico te ayuda a fomentar la disciplina mental, la cual a su vez te ayudará a desarrollar tu fortaleza mental y a construir la consistencia.

Incluso, cuando te comprometes firmemente a desarrollar tu fortaleza mental, es más difícil que la negatividad te haga tropezar. De ahí la importancia de ejercitar físicamente.

El ejercicio regular te da una sensación de rutina, consistencia y te ofrecerá la posibilidad de desahogar tus emociones y el estrés de forma saludable.

4. No desistas en los momentos difíciles y busca apoyo

Todo el mundo, en algún momento, ha huido de algo difícil. Y es totalmente normal querer hacerlo, sobre todo cuando las cosas se ponen cada vez más duras y difíciles. Esto es algo así como escalar una montaña.

Sin embargo, a veces, para seguir adelante, hay que averiguar cómo hacer para superar esos momentos difíciles. Y desde luego, no tienes por qué hacerlo solo. Así pues, intenta siempre buscar ayuda y apoyo de alguien más y de confianza.

Hay personas que pueden acompañarte en estos procesos y ayudarte a llegar con seguridad al otro lado de la montaña.

5. Aprende a perder con elegancia

A pesar de lo desagradable que pueda ser el fracaso, este siempre termina siendo el mejor maestro. Y sí, cuando uno se enfrenta al fracaso, es normal que la ansiedad y el estrés resulten agobiantes. De hecho, esto muchas veces impide aprender de nuestros errores, sea cual sea la lección.

Sin embargo, tómate el tiempo necesario para sentarte a razonar y pensar. Trabaja con los sentimientos que estés experimentando. Pregúntate: “¿Cuál es la lección aquí?” y “¿Cómo puedo avanzar?”.

Una vez que seas capaz de responsabilizarte de ti mismo, será más fácil avanzar y no cometer esos mismos errores por segunda vez.

6. Suelta las cosas que no puedes controlar

¿Te cuesta en ocasiones dejar ir las cosas o las situaciones difíciles?

¿Siempre quieres arreglarlo todo y sientes que eres el único que puede hacerlo?

Probablemente, en tu mente estará ese ímpetu de querer controlarlo todo tú mismo, especialmente cuando las cosas empiezan a salirse de control. Sin embargo, al final, esto puede ser agotador, sobre todo si empiezas a darte cuenta que las cosas no están saliendo cómo mejor lo esperabas.

No obstante, cuando las cosas vayan mal, pregúntate: “¿Está en mis manos poder solucionarlo?”. Y si es así, pregúntate también: “¿Cómo puedo solucionarlo?”.

Si ves que algo no tiene solución (pues esto puede pasar), aprende a dejar ir las cosas que verdaderamente están fuera de tu control. Esto te hará sentir menos estresado y te ayudará a tener la mente más despejada.

7. Practica la gratitud, incluso si estás atravesando momentos difíciles

A veces, puede ser más fácil centrarse en las cosas negativas que nos rodean, pero, practicar la gratitud puede ayudarte a aumentar tu felicidad. De hecho, dar las gracias de todo corazón te ayudará a reducir la depresión y te ayudará a anular los patrones de pensamiento negativos.

Cuando te concentras en lo que tienes que agradecer, descubres que la felicidad y la ligereza se apoderan de tu corazón. Así pues, ser agradecido y tener un corazón abierto, te ayudará a centrarte más en tus objetivos y en tus sueños, para que puedas seguir adelante y alcanzarlos.

Una mujer practicando la gratitud

Pon en práctica cada uno de estos consejos, hasta que puedas conseguir esa fortaleza mental que quizás anhelas. Ten en cuenta que puedes lograrlo, solo es cuestión de que seas disciplinado y coherente contigo mismo.

Para finalizar, aprovecho de recordarte que aquí en este espacio podrás encontrar talleres y cursos que te ayudarán enormemente en tu crecimiento personal y espiritual, así que, ¿qué esperas? Suscríbete a ellos y obtén lo mejor para tu vida.

Gracias por leer este post. Saluditos.

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.guru


Adrian Alberto

Redactor de contenido web e Ingeniero de Telecomunicaciones. Especializado en temas de crecimiento personal, tecnología e innovación digital.