Si vas a amar a medias, mejor no ames

Si vas a amar a medias, mejor no ames
Comparte

Esos amores a medias, bajo diferentes justificaciones, nunca resultan satisfactorios, no tato para quien lo recibe, porque a fin de cuentas nadie sabe la capacidad de amar del otro. Resultan insatisfactorios para el que lo da, porque por algún motivo no termina de entregarse y no es lo que da o deja de dar, es su actitud de recelo lo que realmente le afecta.

Si vas a amar, ama con todo

Suelta los miedos y las creencias de que puedes resultar lastimado, estos son los principales saboteadores en los cuentos de amor. El amor es un azar, puede resultar como queremos, pero puede que no, podemos salir lastimados, heridos, a pedazos… Podemos resultar decepcionados… Pero lo mejor de todo es que nuestra historia no termina ahí.

Siempre podemos comenzar de nuevo. No se trata de: si esto no funciona, ya vendrá otra cosa, otra persona, otra pasión… porque eso puede dar una sensación de mediocridad y de no estar realmente comprometidos con lo que estamos viviendo. Pero sí vale la pena saber que aun cuando el resultado de lo que estamos viviendo sea el peor de los escenarios que podríamos experimentar, la vida continúa más allá-

Ama con todo lo que tengas, da todo lo que puedas, entrégate como si no hubiese un mañana, esta es la manera más rica de amar y lo mejor de todo, vivirás cada experiencia sin preocuparte por el resultado. Amar plenamente, sin esperar la señal del otro, sin medirnos, sin estudiar si nos estamos precipitando o estamos a buen tiempo, le quita un poco el control al ego, que siempre intenta dirigirnos o hacernos pensar que un plan es la mejor opción, incluso si de amar se trata.

Sé espontáneo, ríe, da, encuentra esa zona de complicidad. Dedica tu tiempo, tu energía, tus pensamientos a esa persona, sin pasarle factura, sin monitorear reacciones, sin controlar, sin esperar recibir lo mismo a cambio… Porque cuando damos sin esperar recibir algo a cambio, paradójicamente, recibimos lo mejor que la otra persona tiene para ofrecer.

Cuando damos todo enseñamos a amar

Casi nunca amamos de manera incondicional, sin tener puntos de control en cada tramo. Cuando lo hacemos no solo aprendemos nosotros a amar, sino que enseñamos al otro y éste aunque no esté dispuesto, no le queda más que aprender algo nuevo del amor, que le haga valorar lo que somos y nuestra presencia en su vida.

No todo el mundo sabe apreciar el amor, no todo el mundo está dispuesto a recibirlo. Pero en todo caso, ¿quién pierde? Pierde quien no quiere o no sabe recibir el amor. Amar nos llena y nos conecta con nuestra esencia, con lo que somos y hasta eso se nos olvida cuando vamos ciegos siguiendo el camino del ego.

No tengas miedo a amar, si tienes la oportunidad sana de hacerlo, hazlo. Si estás en una relación porque te pareció que podría funcionar, ama, el tiempo que dure, ama, si es un mes, si es para toda la vida… simplemente ¡ama!

Si las cosas no resultan como piensas, no vas a haber desperdiciado el amor, quizás un poco el tiempo, pero el amor dado siempre es una buena inversión. Vas a haber aprendido mucho más que amando a medias… ¿A quién beneficias con un amor así? si te vas a quedar ama completo, ama firme, al 100%, si no vete, no te quedes allí, si sientes que esa persona merece tu amor a media máquina, no estás en el lugar correcto, no estás con la persona correcta o no estás preparado para esa relación… Un amor a medias, jamás te va a llenar, aunque seas tú quien está dando a mitad.

Por: Sara Espejo – Reencontrate.com


Sara Espejo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies