Cada quien ofrece lo que tiene en su corazón

Cada quien ofrece lo que tiene en su corazón
Comparte

Perdamos la costumbre de esperar que los demás actúen como nosotros lo haríamos, permitamos a los demás ser, sin mayores expectativas, porque inclusive podemos enriquecernos de forma inesperada en nuestras diversas dinámicas.

Cada quien ofrece desde lo que es, desde lo que sabe, desde lo que tiene y esto va a ser diferente para cada quien. Incluso cuando podemos tener valores comunes, no necesariamente coincidirá lo que ofrezcan personas distintas.

Solemos decepcionarnos cuando no recibimos lo que estábamos esperando.Pero nos ahorraríamos mucho de esto si aceptáramos la diversidad, los intereses y las prioridades de cada quien y lo que cada uno lleva en su corazón.

No podemos ofrecer lo que no tenemos, lo que no llevamos, lo que no somos… Porque sencillamente nos quedaríamos en la promesa, en la intención, jamás llegaríamos a manifestar eso que no forma parte de nosotros.

Todos hacen lo mejor que pueden

Antes de juzgar al otro, por ofrecernos algo que nos lastimó, que nos incomodó o nos perjudicó de alguna manera, procuremos entender que cada uno de nosotros está haciendo lo mejor que puede con los recursos que tiene. Esto es muy importante, porque no veremos al otro desde el juicio, sino desde la empatía e incluso desde la compasión.

Cada quien ha llevado un vida particular, incluso detrás de las sonrisas más amplias, se esconden los dolores más profundos y nunca podemos saber lo que cada quien está enfrentando en un momento determinado, aun cuando llegue a manifestárnoslo. Por eso debemos procurar no atacar, no decepcionarnos y no etiquetar a quienes como nosotros van dando lo que consideran son los mejores pasos.

Nosotros también herimos, lastimamos, ofendemos y decepcionamos a los demás, en especial a los que más nos quieren. Porque resulta que mientras más cercano es el vínculo, mayores son las expectativas. Esperamos mucho más de quienes amamos de aquellos que no tienen mayor relevancia en nuestras vidas.

A través de las expectativas siempre tenemos la capacidad de hacer daño, de presionar, de hacer sentir a los demás incapaces, inferiores, frustrados e inclusive cansados. Algunas veces no llegamos a manifestar esas expectativas, pero normalmente cuando ellas no son alcanzadas, siempre terminamos por encontrar la forma de transmitir nuestra decepción.

El respeto debe ir de la mano con el amor

Respetar la manera de cada quien, sus orígenes, cómo procesa la información y qué establece como prioridades, aunque en ellas no estemos nosotros, es una demostración de afecto. No todos llevamos lo mismo en el corazón y eso no nos hace establecer una escala en donde alguno es mejor que otro. Solo nos hace diferentes.

Permitamos que cada quien ofrezca en la medida de sus posibilidades, de sus prioridades. Las situaciones son determinantes, la crianza, las condiciones familiares, la religión, la influencia de los demás, son solo algunos factores que influyen en lo que almacenamos dentro, que de alguna manera regresamos a nuestro exterior. Sí, podemos opinar que algunas personas son egoístas, son rencorosas, son esto o lo otro. Pero eso no será más que nuestra opinión y como tan debemos manejarla.

Mientras menos juicios de valor establezcamos, más felices seremos y más felices serán los que nos rodean, dando lo que quieran dar de sí mismos y no lo que nosotros esperamos recibir. Entendamos que cada uno está en su proceso personal y eso puede crear una diferencia enorme de la manera en la que una misma cosa puede ser observada.

Cuando le permitimos a los demás ser y mostrarnos lo que tienen para darnos, muchas veces nos sorprendemos de lo que recibimos, para bien, porque resulta mucho mejor de aquello que quizás esperábamos. Cada una de esas situaciones nos enseña a conectarnos dentro de nuestra individualidad, mientras nos reconocemos en la esencia del otro.

Por: Sara Espejo – Reencontrate.gurú


Sara Espejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies