5 estrategias que te ayudarán a mejorar tu estado de ánimo

5 estrategias que te ayudarán a mejorar tu estado de ánimo
Comparte

Sabemos que, no todo el tiempo nos mantenemos de buen humor. Hay días en los que podemos amanecer tristes, molestos o desconcentrados… no hay nada de malo en eso, claro está. No todos los días son color de rosa y nuestro estado de ánimo puede cambiar en cualquier momento.

El problema empieza cuando ese humor o esos días grises empiezan a ser constantes y afectan nuestro día a día, causando lo siguiente:

  1. Que no llevemos a cabo tranquilamente nuestras actividades.
  2. Que no rindamos lo suficiente durante el día.
  3. Que nuestra salud se vea afectada.
  4. Que terminemos tratando mal a los demás.

Por eso, en esta ocasión, quisiera compartir contigo 5 estrategias que te ayudarán a mejorar tu estado de ánimo si empiezas a practicarlas desde ya.

5 estrategias para mejorar tu estado de ánimo

Si quieres evitar que el mal humor te ancle en un estado de infelicidad constante, te aconsejo que pongas en práctica lo siguiente:

1. Medita

En artículos anteriores que se han tratado aquí, se ha mencionado la importancia que tiene la meditación dentro de la cura de un determinado malestar o a la hora de avivar la espiritualidad. Pues bien, este caso, no es la excepción.

Meditar

Para levantar o elevar el ánimo, se recomienda mucho meditar.

Entrenarnos en la meditación, nos traerá grandes beneficios a nivel metal, físico, emocional y espiritual.

Si eres principiante, empieza practicando la meditación por un tiempo de 12 a 15 minutos la primera semana y observa atentamente los cambios que se presenten en tu vida.

Si ves que no te resulta, hazla a un lado. Sin embargo, te aseguro que, si realizas esta práctica de forma correcta, en una semana vas a evidenciar cambios significativos que te llevarán a elevar tu buen humor.

2. Practica la dieta mental

La dieta mental es una estrategia que te mantendrá 100% atento al contenido de tus pensamientos. Una forma sencilla de llevarla a cabo es la siguiente:

Cada vez que te descubras dentro de una emoción negativa o sintiendo algo muy negativo, recuerda inmediatamente prestar atención a ese pensamiento que está generando esa emoción o ese sentimiento.

Acto seguido, debes frenar en seco a dicho pensamiento y sacarlo de tu mente de manera automática. Puedes, por ejemplo, montar encima de ese pensamiento, una imagen clara, nítida o real, de eso que quieres materializar en tu vida; de eso que te hace sentir bien, o de eso que te impulsa a seguir adelante.

La meta a conseguir con esta estrategia, es generar un cambio de emoción: pasar del mal humor al buen humor.

3. Ve el lado positivo de todo

Todo lo que sucede en el mundo, de cierta forma, es neutro. Por otro lado, todo lo que nos rodea es energía. Y esa energía, entra a nuestro cuerpo y a nuestra mente a través de los sentidos.

Toda la información que percibimos o recogemos afuera, en el mundo, la interpretamos en nuestro cerebro a través de los programas mentales que se encuentran almacenados en él.

Dichos programas mentales son los que le dan el valor y la interpretación a eso que observamos en el mundo. Por eso, es aconsejable que busquemos el lado positivo de todo.

Hombre con buen estado de ánimo

Enfócate siempre en todo lo que tiene un mensaje positivo para ti, incluso si lo que viviste ha sido negativo o retador, por ejemplo: una ruptura amorosa, la pérdida de un trabajo, un leve periodo de enfermedad, etc.

Voy a explicártelo mejor:

Una ruptura amorosa, por ejemplo, podría servir para entrar en una profunda depresión; sin embargo, también podría tener otro enfoque. Puede aprovecharse para disfrutar un poco más en soledad, o para reforzar aquellos aspectos que tienen que ver con el amor propio o la autoestima.

La clave está en ver el lado positivo de las cosas y, a la misma vez, adaptarnos a la realidad de las circunstancias.

4. Proponte metas

Proponte a hacer algo o aprender algo nuevo. Puede ser un idioma, un ejercicio, una disciplina o algo que te puede beneficiar en muchos aspectos.

Si tienes una meta clara, tu enfoque será diferente y ello te mantendrá motivado y de buen ánimo. Cuando tienes metas claras, se activa tu capacidad de prestar atención y tu fuerza de voluntad aparece mágicamente.

No lo pienses tanto y trázate metas que sean tangibles, alcanzables y específicas. Y llénate de ese deseo profundo para conseguirlas.

5. Sé agradecido

Agradece cada vez que te levantes y cada vez que vayas a la cama antes de acostarse. La gratitud, aunque parezca mentira favorece tu estado de ánimo: te hace más feliz.

Cuando estés en medio de ese proceso, repasa todas las cosas por las cuales sientes gratitud en el día a día. Incluso, agradece por todo aquello que no tienes aún, pero que anhelas tener en la vida. Eso sí, genera ese sentimiento de agradecimiento. Debes saber que, la gratitud acelera los procesos de manifestación o materialización.

Gratitud

Para finalizar, recuerda que:

La mayoría de tus pensamientos determinan tu química cerebral. Según sea el contenido de tus pensamientos, los químicos de tu cerebro podrán ser químicos de placer o químicos de estrés. Enfócate en tener pensamientos positivos.

Pon en práctica cada una de estas estrategias. No es necesario que las apliques todas, aunque lo más recomendable sería que adoptes cada una como un hábito, sobre todo si consideras que tu estado de ánimo no ha sido tan positivo últimamente.

Y si piensas que, después de haber leído esto, no consigues mejoría. No dudes en asistir con un profesional de la psicología.

Sin más que agregar, un saludo cordial.

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.guru


Adrian Alberto

Redactor de contenido web e Ingeniero de Telecomunicaciones. Especializado en temas de crecimiento personal, tecnología e innovación digital.