Los celos no son una demostración de amor, sino de inseguridad

Los celos no son una demostración de amor, sino de inseguridad
Comparte

En la mayoría de las relaciones de pareja los celos suelen ser un problema muy frecuente. Un problema que, si no es tratado a tiempo, puede ocasionar el deterioro y la ruptura de la relación.

Sentir celos depende, en gran medida, de las circunstancias presentes o de ciertos eventos o situaciones que se hayan vivido en el pasado.

Así, por ejemplo, si se está dentro de una relación donde anteriormente hubo una infidelidad, es normal que en la actualidad se sientan celos.

Si, por el contrario, sientes celos de que tu pareja salga con sus amigos, entonces estás frente a un problema que puede terminar siendo dañino.

Este es un tema donde hay mucha tela que cortar. Y aquí, vamos a hablar un poco al respecto.

Los celos

Lo primero que hay que hacer, es definir qué son.

Para el área de la psicología son muchas las situaciones y circunstancias que pueden otorgarnos un concepto claro de ello.

Por ejemplo, en el contexto de las relaciones de pareja, se los asocia con los sentimientos de inseguridad. Si sientes celos de tu pareja, sientes inseguridad y ansiedad por el comportamiento que tiene él o ella con alguien más.

¡Pero ojo!

Los celos también pueden tener lugar en nuestras relaciones interpersonales.

Así, por ejemplo, si tu mejor amigo o amiga decide compartir un fin de semana con alguien más y no contigo, puede que sientas celos; si tu mamá le presta más atención a tu hermano menor que a ti, puede que sientas celos; si tu jefe en el trabajo halaga a alguno de tus compañeros, y le da un bono por su buen desempeño, puede que sientas celos.

Entonces, los celos no solamente se evidencian en las relaciones de pareja. Sin embargo, suelen ser más habituales en estos casos.

Y en función de lo anterior, los psicólogos definen a los celos como inseguridad. Como eso que nos hace pensar que peligra el amor del otro.

El efecto bola de nieve

Cuando se inicia una relación de pareja, todo suele ser bonito, perfecto y sensacional. Suelen aparecer toda clase de sentimientos positivos y nuestras emociones positivas también están a flor de piel.

Pero, a medida que transcurre el tiempo y que se ha desarrollado confianza con la otra persona, los sentimientos de celos pueden aparecer. Es aquí, donde hay que analizar si somos nosotros o es nuestra pareja quien tiene una personalidad celosa. Hay que deducir también, si hay motivos claros para sentir celos.

Efecto bola de nieve

Al principio, puede que se llegue a tener celos por cosas tontas. Pero con el tiempo, esto se puede descontrolar convirtiéndose en una gran bola de nieve. Algo que puede causar irritabilidad, enfado y rivalidad con la persona que está a nuestro lado.

Y este efecto se acentúa aún más, si hay deficiencias con la comunicación, el respeto y la empatía; causando el deterioro y la ruptura de la relación.

¿Cómo es el comportamiento de una persona celosa?

Las personas celosas suelen comportarse de una forma muy particular. Así pues:

  • Desconfían de todo el mundo: no les importará si es algún miembro de la familia, compañero de trabajo o incluso, un amigo cercano.
  • Lo revisan todo: una persona celosa revisará tu celular, tu ropa, tu agenda personal, tus redes sociales, etc. Todo con el fin de encontrar algo que la haga dudar de ti. Esto únicamente alimenta su propia inseguridad.
  • Lo suponen todo: si te arreglas para salir, supondrán que lo estás haciendo para verte con alguien más. Si llegaste tarde a casa por problemas con el tráfico, supondrán que te has visto con alguien más.
  • Tienen una actitud prepotente: en el peor de los casos, querrán reclamarte todo el tiempo, regañarte o incluso, humillarte. Ya aquí, la situación se ha salido de control.

Hay que tener presente que, el hecho de sentir celos tiene un límite.

Los celos, ¿se pueden controlar?

Los psicólogos aseguran que sí, hay forma de prevenirlos y controlarlos, de manera que no causen estragos y perjudiquen nuestras relaciones. Algunas de las técnicas que ellos exponen, son las siguientes:

1. Examínate a ti mismo

Muchos psicólogos recomiendan aplicar ejercicios de autoevaluación, pues a veces, hay creencias limitantes dentro de nosotros. Creencias que nos harán sentir que “NO” somos merecedores de amor y que, por ende, nos van a terminar siendo infiel con alguien más.

2. Evita la dependencia emocional

Aquí, entramos en los conceptos de apego y desapego.

Dependencia emocional

Debes tener presente que, no puedes ser “el todo” de otra persona, y la otra persona no puede ser “tu todo”. Como dice la frase: “Yo soy tu todo, tú eres mi todo”… ¡No!

Es importante fomentar la independencia emocional y respetar los espacios. Recuerda que, amar también implica ser libre y respetar la libertad del otro.

3. Analiza lo que es aceptable y lo que es inaceptable

Esto, tiene que ver con los límites que deben haber dentro de la relación. Algo que puede evitar las discusiones de pareja.

Recuerda que, no es lo mismo que tu pareja converse amablemente con alguien, a que decida salir de noche con esa persona. Por lo tanto, es importante que exista la comunicación y se planteen aquellas cosas que pueden molestar o incomodar.

4. Siempre busca una solución

Bien sea que tu pareja sienta celos o que tú los sientas, siempre será importante que lo hablen sanamente y que busquen una solución. No permitas que los celos causen daños en tu relación, o que esta se vuelva tóxica.

¡Sentir celos tiene su lado positivo!

Y aquí, voy a hacer un pequeño paréntesis, pues algunos psicólogos creen que, sentir celos puede ser positivo en cierta manera.

Esto, es debido a que ellos nos pueden percatar o alertar de ciertas situaciones que pueden ser reales, y donde debemos tomar acción. Sobre todo, si queremos estabilidad personal o buscamos el bienestar de la relación.

En casos extremos…

Si sientes que tu pareja o tú, tienen un problema grave de celos, no está de más que busquen ayuda con un profesional. Sobre todo, si los celos dan lugar a actitudes violentas, depresión, estrés o cualquier síntoma corporal.

Ten en cuenta esta frase de Claudia Miraglia, una terapeuta venezolana, que dice lo siguiente:

La oportunidad de sanar una emoción se produce en una relación, no alejándonos de ella.

Un saludo cordial.

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.guru


Adrian Alberto

Ingeniero de telecomunicaciones | Escritor y emprendedor digital | Me agrada leer, estudiar e investigar sobre temas de Psicología y Espiritualidad | Aprendiz de SEO y Desarrollo Web | IG: AdrianAlbertoOk

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies