Cómo afrontar el dolor de perder una mascota

Cómo afrontar el dolor de perder una mascota
Comparte

Hola… Hoy, quiero hablarte de lo triste que puede ser perder una mascota, pero también de lo que puedes hacer para afrontar este tipo de dolor.

Quizás es algo que ya has vivido, o a lo mejor, hoy en día, estás afrontando. Sea cual sea el caso, el dolor que se siente es indescriptible, lo sé. Estamos hablando de la pérdida de un ser vivo que a lo largo de los años se ha convertido en nuestro amigo, nuestro compañero, e incluso en parte de nuestra familia.

Por supuesto, no es sencillo sobrellevar una pérdida como esta. Existe un proceso de duelo que hay que transitar, que es similar al que vivimos cuando perdemos a un ser querido, y que además debemos respetar. De ello, vamos a hablar con más detalle a continuación.

Perder una mascota deja un vacío enorme

Muchos de nosotros en algún momento hemos perdido una mascota, y sabemos lo incómodo que esto es al principio. Sobre todo, cuando llegamos a casa y esperamos que ésta esté ahí y nos reciba con su cariño. Peor aún, si ha sido nuestra única compañía durante muchísimos años. Es muy doloroso saber que ya no está.

Un perrito alzando la pata

Esto es algo que no puede ser considerado como cualquier cosa, o como algo que hay superar de ya para ya. Y digo esto, porque hay algunas personas que les cuesta entender que la pérdida de una mascota tiene un impacto emocional serio en nuestra vida. De hecho, se requiere de tiempo para poder sanar esta pérdida.

Hay quienes creen que perder una mascota no es algo de lo que hay que alarmarse, y que simplemente uno debe superar rápido. No te extrañes entonces si te encuentras con personas que te digan cosas como: “¡ay, pero si solamente era un animalito!”. Con esto te harán creer que lo que sientes tras haber perdido a ese perrito, a ese gatito, o a ese conejito, es algo mínimo o sin importancia.

Pues bien, esto sucede, porque muchos de estos individuos quizás no han contado con la compañía y el cariño de un animalito anteriormente. Algo que, al final, debemos entender. Sin embargo, esto no quiere decir que debas forzarte a no sentir nada, a no sentir tristeza, a no llorar, o a no recordar a esa mascota que has perdido. Todo lo contrario, tienes todo el derecho de hacerlo para poder sanar.

El respeto por el dolor

En primer lugar, nuestras mascotas no son solo simples animalitos. Desde el primer momento en el que las adoptamos, pasan a ser parte de nuestra familia y de nuestra vida. Por lo tanto, el dolor que lleguemos a sentir tras la pérdida de ellas, debe ser respetado.

En este sentido, evitemos por favor las siguientes frases:

  • “¡Ay, pero no te sientas triste!, era solo un animalito ¡ánimos!”.
  • “¡Tranquilo, ya luego conseguirás otro perrito que podrás adoptar!”.
  • “¿Estás llorando porque falleció tu gato? ¡Oye, yo creo que no es para tanto! ¡La vida sigue! ¡Vamos!”.

Esto en realidad no ayuda en nada.

Si eres tú quien está atravesando el duelo, lo menos que debes hacer es prestar atención a estas frases. Y si eres tú quien presencia el duelo de alguien más, lo menos que deberás hacer es decírselas.

De hecho, no está bien ni es correcto que alguien minimice el valor que lleguemos a darle a un ser vivo, solo porque éste sea un animalito. Si una mascota vive dentro de un hogar, ésta forma parte de ese núcleo familiar. Así pues, es desagradable (incluso poco humano) no tomar en cuenta su pérdida.

Un perrito en la playa

Tampoco se puede pedir a alguien que acaba de perder una mascota que la sustituya por otra, como si de un objeto se tratase. Existe un dolor que hay que respetar, y no se puede infravalorar el impacto emocional que supone perder una mascota.

Por lo tanto, es importante respetar el duelo del otro. Deja que llore si tiene que llorar, y que recuerde si tiene que recordar. Por otro lado, si eres tú quien ha perdido a ese animalito que por años ha sido tu gran compañía, entonces llora, siente y recuérdalo. No te cohíbas de hacerlo.

Despídete de tu mascota

Si en ese proceso de pérdida de tu mascota, crees conveniente realizar algún rito funerario, para así despedirte de ella, hazlo.

El acto de enterrarla, incinerarla o brindarle un homenaje, puede ayudarte a apaciguar el dolor. Es una forma de decirle adiós, de expresarle tu tristeza porque ya no estará, pero también de obtener consuelo.

Y sí, es importante que te despidas de ella. No hacerlo, puede afectar tu proceso de duelo y puede ser emocionalmente perjudicial para ti. Sobre todo, si te sentís culpable por su muerte; o si sentís que tenías responsabilidad con su salud y su cuidado, pero lamentablemente falleció o tuvo que ser sacrificada por motivo de alguna enfermedad.

Sea cual sea el caso, es importante que le digas adiós como debe ser. Hablando a solas con ella u orando por ella.

Rodéate de tus seres queridos

Si estás afrontando la pérdida de ese perrito, esa tortuguita, o ese gatito a quien considerabas un gran amigo, trata de rodearte del amor de tus seres queridos. Habla con ellos, o bien permanece en silencio con ellos. Y claro, te hablo de algún familiar, una pareja o un amigo que sepa comprender tu dolor, sin necesidad de juzgarte, sino de acompañarte.

Igualmente, si eres testigo de alguien que ha perdido a su mascota, haz lo mismo. Acompáñale, no le juzgues ni le señales. Simplemente, respeta su proceso de duelo.

Valora tus mascotas

Antes de terminar quiero que sepas que…

Nuestras mascotas llegan a nuestra vida no por pura casualidad, sino para hacérnoslas más fácil y más feliz.

Por eso, mientras las tengamos junto a nosotros, tratemos de brindarles amor, cariño, cuidado y atención. Por lo general, ellas nos devolverán lo mismo.

Asimismo, aprovecho de recomendarte que enseñes a tus hijos a valorar a sus mascotas, a respetarlas, a cuidarlas y no a maltratarlas. Démosles un valor especial a esos animalitos que hoy nos acompañan.

Una mujer abrazando a su perro

En artículos anteriores hemos hablado de las etapas que se deben transitar en un proceso de duelo tras haber perdido un familiar. Pues bien, frente a la pérdida de una mascota, todas estas etapas se aplican de la misma manera. Por lo tanto, y en conclusión, es importante respetar ese proceso de duelo.

En caso de que hayas perdido a tu mascota, espero que lo que hayas leído aquí, te haya sido de gran ayuda. Y espero también que puedas superar esa etapa que sé es sumamente dolorosa, y que una vez lo hayas logrado, puedas mantener vivo el recuerdo de tu mascota en tu corazón. Ten por seguro algo… donde sea que ella esté ahora, jamás te olvidará.

Si deseas, puedes compartir el nombre de tu mascota en los comentarios y comentarnos algún recuerdo especial que tengas de ella.

Ya me despido, no sin antes recordarte que en este espacio contamos con talleres y cursos que te pueden ayudar con tu crecimiento personal y espiritual. La invitación es a que te suscribas a ellos y los aproveches al máximo.

Un saludito y que sigas estando bien.

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.guru


Adrian Alberto

Redactor de contenido web e Ingeniero de Telecomunicaciones. Especializado en temas de crecimiento personal, tecnología e innovación digital.