7 consejos para reconectar con tu alma

7 consejos para reconectar con tu alma
Comparte

La importancia de reconectar con el alma es algo que no mucha gente entiende. Sin embargo, todos llegamos a un punto en que la vida se nos torna sin sentido. Es natural caer en una crisis existencial profunda en algún momento de nuestra vida, pero no muchos se detienen a observar su sentir y buscar respuestas.

Lograr conectar con nuestra esencia espiritual, no es para todos. Muchos sólo se plantean interrogantes a través del ego (qué trabajo me conviene, si me caso, etc.), y lo más seguro es que estas recomendaciones no le satisfagan.

Pero si estás buscando profundizar en ti mismo, aprender cómo encontrar a tu yo interno, aprender a ser fiel a ti mismo y unirte a tu Verdadera Naturaleza, estás en el lugar correcto.

Aprende a reconectar con el alma:

Te dejo a continuación 7 consejos que te podrán ayudar en tu camino hacia el autodescubrimiento y el autoconocimiento.

Reconectar con el alma es lo más importante que tienes que hacer en esta vida.

1.- Haz amistad con la soledad

La soledad será tu mejor aliada cuando decidas adentrarte en las profundidades de tu conciencia. Convertirte en un lobo solitario no es tan malo…

¿De qué otra manera podrías escuchar los susurros de tu alma en un mundo tan caótico y ruidoso?

A excepciones de algunas personas que tienen mucho tiempo dedicadas a la meditación y el autocontrol, la mayoría de las personas no tienen esa capacidad de manejarse de si mismas, y van a necesitar adaptarse a la soledad para poder silenciarse y escuchar a su alma.

Por eso te recomiendo reservar un tiempo y un espacio diariamente para estar a solas y dedicarte a la introspección. Ten en cuenta que cualquier aparato tecnológico es distractor, así que no debes tenerlo cerca.

Piensa en dedicar de diez minutos a media hora (o más) cada día a una actividad de tu elección. Puedes elegir algo pasivo, como la meditación, o activo, como dar un paseo por el bosque.

Honra tu nivel de energía y adáptate a él. Esta es una forma simple pero poderosa de aprender a encontrarse a sí mismo.

2.- Explora la naturaleza de tu ego

Si tu alma es tu verdadera naturaleza, tu ego es tu falso yo: es la máscara que presentas al mundo. De allí la importancia de reconectar con el alma.

Tu ego es como una nube. Parece tener forma, pero cambia y se transforma constantemente.

¿Te has dado cuenta de que representas diferentes formas de ser con diferentes personas? Sí. Ese es tu ego en acción: no es consistente y, esencialmente, es una representación errónea de lo que realmente eres.

Por desgracia, nuestro ego cree de verdad que es quien realmente somos. Como está tan convencido de que es real, rechazará cualquier intento de desmantelarlo, porque lo percibe como una amenaza de muerte.

El crecimiento de cualquier índole es extremadamente difícil, porque el ego siempre está tratando de protegerse a sí mismo.

Como podemos ver, explorar la naturaleza de tu ego (y aprender a ver sutilmente a través de él) es un paso crucial en tu viaje de exploración del alma. De hecho, es el mayor obstáculo para percibir y manifestar lo que realmente eres.

Formas de explorar y reconocer a tu ego:

  • Lleva un diario: Escribe tus pensamientos, creencias personales, hábitos, gustos, odios, etc.
  • Auto-indagación: pregúntate constantemente “¿quién soy yo?” y observa en ti lo que cambia, desvanece o muere (estos son los elementos de tu ego). Paradójicamente, descubrimos quiénes somos al ver quiénes no somos.
  • Meditación: Aprende a ser consciente de tus pensamientos y de las historias que construye la mente

Estas tres sencillas prácticas pueden tener un impacto tremendo en tu capacidad para ver con claridad y experimentar la verdad de quién eres realmente.

3.- Reconecta con tu niño interior

Tu niño interior lleva las cualidades primigenias de tu esencia, con las que naciste. Afortunadamente, es relativamente fácil reconectar con ese niño que eres.

El ALMA es la parte más primitiva, la más profunda y la más auténtica de nuestro SER.

Existen algunas maneras de redescubrir a tu yo de la infancia y conectar con su esencia:

  • Escríbele una carta y dile cuanto lo amas
  • Haz una visualización del niño interior (hay muchas gratuitas en youtube)
  • Mira fotos de cuando eras pequeño y recuerda a ese niño
  • Haz algo que te gustaba hacer cuando eras pequeño
  • Haz un diario donde vas a escribir como si fueras ese niño pequeño
  • Si tenías la buena costumbre de escribir en diarios, relee todo lo que pensabas y soñabas.

Aborda esas actividades con delicadeza. Haz observaciones sobre tu yo más joven: ¿sonreías más? ¿Estabas más en contacto con las emociones? ¿Parecías más curioso y creativo?

Reflexiona sobre el Tu de ahora y el de entonces. ¿Qué cualidades de tu niño interior puedes integrar más en tu vida?

4.- Reflexiona, introspecciona y visualiza


La búsqueda del alma es una aventura hacia el interior. Por lo tanto, las prácticas y los pasos que des para encontrar tu centro interior a menudo requerirán de reflexión e introspección. La visualización potencia estas dos cualidades y te ayuda a recuperar el conocimiento y la orientación a través del poder de la imaginación. Reconectar con el alma fácilmente.

Te comparto una hermosa visualización:

  • Cierra los ojos y respira. Zambúllete por debajo de tus problemas, del mismo modo que un buceador se desliza hacia esa profundidad de quietud que siempre está esperando bajo las agitadas olas.
  • Ahora, piensa en dos cosas que te gusten, como correr, dibujar, cantar, observar los pájaros, cuidar el jardín, leer, etc.
  • Medita sobre qué es lo que te hace sentir vivo en cada una de esas actividades.
  • Sostiene lo que tengas en común con esas sensaciones. Respirando lentamente, siente el punto de gracia que estas cosas queridas reflejan en tu interior.

Este ejemplo de actividad es perfecto para la exploración del alma, ya que te pone en contacto con tu esencia primitiva.

Puedes escuchar o crear cualquier visualización que te atraiga, sólo asegúrate de que esté centrada en el Alma.

5.- Conéctate con la naturaleza y fúndete con ella


La naturaleza es tremendamente curativa y revitalizante para el ser humano.

A menudo pensamos que estamos separados de la naturaleza… Que somos humanos y estamos “por encima” de la naturaleza. Pero NO, no es así. Somos una parte inseparable de la naturaleza. Nuestra sangre, nuestros huesos, nuestro pelo, nuestra piel y nuestras entrañas, son material de la tierra: animal, carnal, corpóreo.

A pesar de siglos de domesticación, el alma humana sigue conservando su naturaleza innata, fundamentalmente salvaje. No somos salvajes en el sentido de “incontrolables” o “asilvestrados”, sino salvajes en el sentido de que el Centro de nuestro Ser no puede ser totalmente domesticado: es esencialmente libre.

En el fondo, todos somos espíritus libres. Reconectar con el alma lo vemos en los momentos de heroísmo, en los gritos primarios del parto, en los gruñidos de los encuentros amorosos y en las risas profundas de la alegría.

Ponerse en contacto con nuestra naturaleza básica, con nuestro lobo interior, es unirse a una cualidad fundamental del alma, que puede redescubrirse fácilmente en el ambiente natural.

Cuando tu corazón está abierto, hay infinitas maneras de que la naturaleza se arrastre, escarbe, teja y brote en tu vida.

Reconectar con la naturaleza no es difícil ni agotador. Todo lo que se necesitas es un par de minutos al día al aire libre, observando atentamente los árboles, los animales, las nubes y los rayos de sol que atraviesan las nubes. Si tienes la suerte de vivir cerca de una reserva natural, puedes practicar el arte japonés del baño de bosque o coger una manta y hacer un picnic.

Si está en la ciudad, aún tienes la oportunidad de conectar con la naturaleza. Ve al parque local, escucha los sonidos de la naturaleza en tu teléfono, compra una planta en maceta. Verás que reconectar con el alma se logra con fluidez.

6.- Platea algunas preguntas a tu alma

Las preguntas son formas sencillas y directas de encontrar tu verdad personal. Y vivir con la verdad es vivir con autenticidad: es respetar la naturaleza de tu propio ser.

Algunas de las preguntas que puedes plantearte durante tu viaje del auto-reconocimiento, podrían ser

  • ¿Quién soy?
  • ¿Qué quiero en la vida?
  • ¿Cuál es el sentido de la vida?
  • ¿Cuál es mi verdadero propósito?
  • ¿Qué es auténtico dentro de mí?
  • ¿Qué es falso en mí?
  • ¿Qué significa la felicidad para mí?
  • ¿Qué es lo que realmente me llena?
  • ¿Dónde está mi ego como obstáculo?
  • ¿Qué es una cualidad de mi alma?
  • ¿Qué legado quiero dejar?


Estos son sólo algunos ejemplos de preguntas de búsqueda del alma, así que siéntete libre de crear y formular las tuyas propias. Además, puedes convertir estas preguntas en un diario para reflexionar y responder regularmente.

7.- Encuentra el espacio y el lugar de tu alma

Un lugar del alma es un lugar físico que te llama profundamente: es uno que le habla a tu Alma. Es posible que sientas una nostalgia por ese lugar, una sensación de profunda resonancia y un significado casi místico.

Los lugares del alma pueden ser áreas mundanas (como el patio de tu casa), áreas vírgenes (como un lugar en la naturaleza) o lugares sagrados (como Stonehenge, Uluru, la Catedral de Notre Dame, etc.).

Sentirás una sensación de expansión en estos lugares, una paz profunda y como si finalmente hubieras “encontrado tu hogar”. Lo que ha sucedido es que has encontrado una representación externa del cielo interior dentro de ti. Por eso los lugares del alma nos tocan tan profundamente.

Tu espacio del alma, por otra parte, es una experiencia interna de tu verdadera naturaleza. A menudo habitamos nuestros espacios del alma en momentos de oración, contemplación, estados alterados de conciencia y meditación profunda.

Al practicar tanto las técnicas de trabajo interior como la meditación, encarnamos cada vez más nuestra Verdadera Naturaleza.

Soy la gota que contiene el mar. Qué hermoso es ser un océano escondido dentro de una gota infinita.

Yunus Emre

Buscar reconectar con el alma es ser plenamente humano, embarcarse en el mayor viaje que nos ofrece la vida: la búsqueda espiritual.

Por: Loubna Hatem - reencontrate.guru


Loubna Hatem