Todo lo que das de corazón, tarde o temprando, terminará regresando a ti

Todo lo que das de corazón, tarde o temprando, terminará regresando a ti
Comparte

En la vida, todo lo que das de corazón y sin esperar algo a cambio, siempre terminará regresando a ti, en el tiempo o momento indicado y sin necesidad de forzar nada.

Hay quienes dicen que esto no es verdad, pero probablemente, es porque estas personas han experimentado la desilusión, la frustración o el sufrimiento. Y además, les ha costado salir de ese entorno tan negativo.

Sin embargo, de lo negativo también terminamos obteniendo algo positivo, ¿o no?: una enseñanza, una lección, un cambio, incluso una oportunidad… Podría decirse entonces que algo bueno termina sucediendo en nuestra vida.

Lo mismo sucede cuando entregamos toda nuestra buena intención en una relación de pareja, en un trabajo o en un proyecto personal…

Al principio, puede que tengamos una expectativa en relación con ello, y que luego no se termine cumpliendo. Sin embargo, eso no significa que todo está perdido. Quizás no es el tiempo y solo eso. Ya lo dice el título de este post.

Todo lo que das de corazón, terminará regresando a ti

No te preocupes tanto por lo que vayas a recibir. Más bien ocúpate por lo que vas a dar.

Y por otro lado, no pierdas las esperanzas. Habrá momentos en los que sentirás estás dando lo mejor de ti, pero no ves nada… ningún resultado positivo o cambio.

De antemano te digo… ¡Solo confía!

Cuando lo que decides dar, es amor

No sé si te habrá pasado, pero en ocasiones, muchos de nosotros hemos entregado amor, ¿y qué hemos terminado recibiendo con el tiempo?… Sí, traición, infidelidad, desinterés e indiferencia.

Mujer ofreciendo su corazón

Es lógico que, después de todo esto, queramos cerrar nuestro corazón y terminemos sintiendo rabia, tristeza o frustración… Pero, es aquí donde debemos parar y pensar lo siguiente… «¿realmente estoy perdiendo yo?».

Pregúntate… Si alguien desaprovechó el amor que le diste, ¿realmente estás perdiendo tú?

No dudes que, si estás entregando tu amor sincero y genuino a alguien más, no vas a obtener lo mismo luego… ¡Por supuesto que lo obtendrás! Pero todo en su momento.

Simplemente, esto puede que sea una lección, un abrir de ojos, una experiencia que te quiere enseñar qué has estado haciendo mal, o si en realidad te has estado valorando lo suficiente.

Si alguien decide no aprovechar los buenos sentimientos que tú con total sinceridad le ofreces, hazte a un lado entonces.

No tienes nada que hacer ahí. No tienes por qué humillarte. No tienes por qué rogar. Simplemente, no mereces tener al lado a esa persona.

Y seguramente, te estarás preguntando, «¿y el amor que entregué? ¿fue acaso en vano?» … Pues no, no fue en vano.

Cuando aceptas el final de un ciclo, una etapa o un capítulo en tu vida, el universo comprende que estás listo para empezar de nuevo.

Tarde o temprano, llegará de vuelta a ti ese amor que entregaste. Y será mejor que antes. Posiblemente, habrá madurez, tengas experiencia, y sobre todo amor propio.

Cuando das lo mejor de ti en la vida

Ahora bien, ocurre que, a veces, damos todo lo mejor de nosotros en algo: un proyecto personal, una meta, un sueño, una carrera, o lo que sea que queramos lograr. Pero, no se nos da cómo esperábamos, o sentimos que está tardando mucho, que no vemos ni siquiera una señal que nos diga: “vas por el camino correcto”.

Igualmente, debemos parar un momento y preguntarnos esta vez: «¿Hay razones para desconfiar?».

Pregúntate… si estás haciendo todo bien, ¿hay razones para que desconfíes de lo que pronto está por suceder en tu vida? ¿o para que afirmes que eso que tanto quieres y anhelas no se va a dar?

Al igual que en el caso anterior. Todo tiene su tiempo y su momento. Que algo no esté sucediendo ahora mismo, no significa que no va a suceder pronto. Solo sé paciente y confía. Sobre todo, si estás entregando lo mejor de ti.

Todos los proyectos que tienes en mente, darán buenos frutos, porque has decidido sembrar en buena tierra. Solo ten calma, sigue adelante esforzándote y nuevamente, confía. Verás que, todo sucederá de repente y agradecerás no haberte rendido.

Mujer sentada en la orilla de un río

Recuerda entonces, todas esas cosas que hoy estás haciendo y viviendo, te están preparando para aquello que tanto pediste… ¡Todo lo que das de corazón, terminará regresando a ti!

Para finalizar, te recuerdo que, en este espacio, podrás encontrar varios talleres, cursos y herramientas que te pueden ayudar con tu crecimiento personal y espiritual. La invitación es a que te suscribas a cualquiera de ellas y las aproveches al máximo.

¡Saluditos!

Por: Adrian Alberto ∼ reencontrate.guru


Adrian Alberto

Redactor de contenido web e Ingeniero de Telecomunicaciones. Especializado en temas de crecimiento personal, tecnología e innovación digital.