Tus adicciones tienen un origen emocional ¡Aprende a superarlas!

Tus adicciones tienen un origen emocional ¡Aprende a superarlas!
Comparte

Todas tus adicciones se generan a través de un conflicto emocional interno. Por eso existen personas más propensas que otras, a caer en vicios o adicciones. Todo depende de el origen emocional que tenga cada quien, de acuerdo a lo vivido en la infancia – adolescencia, o lo que traiga en su genética al nacer.

Las adicciones pueden involucrar tanto el consumo de algunas sustancias dañinas como ciertos comportamientos nocivos, que nos van haciendo más y más dependientes, logrando anestesiar una realidad que puede, en algunos momentos, parecer aterradora.

Cuando una persona se involucra en la adicción, es porque siente que ese objeto u actividad, le otorga momentáneamente cierto nivel de satisfacción, momentos gratificantes que pueden ser más o menos largos en el tiempo, pero que generan consecuencias desastrosas en su estado emocional y físico, al terminarse el efecto placentero.

Las adicciones proporcionan un poderoso incentivo en la persona, que le empuja a continuar repetidamente con esa conducta, aún sabiendo que el debacle será catastrófico.

Pero…cual es el verdadero origen emocional de tus adicciones?

Las personas adictivas pueden hacer uso de sustancias dañinas, como el alcohol, los diferentes inhalantes como el cigarrillo, la marihuana, la cocaína, etc. O también pueden ser adictas a ciertos comportamientos aberrantes como las apuestas, el exceso de comida, los videojuegos, compras compulsivas, acumulación de objetos, etc.

Según la evidencia científica, las personas adictas tienen en común una característica neuro-biológica clave, en donde buscan desesperadamente activar la dopamina, que actúa como analgésico del dolor emocional, ese dolor que quema en el alma y no se puede detectar para sacarlo a flote.

Conocer en profundidad el significado de tus adicciones, y reconocer que estás adicto, es el primer paso para sanar.

Muchas adicciones tienen su origen en familias disfuncionales, donde ha faltado amor y ha habido grandes fallas y excesos de odio, rabia, maltrato, miedo, ansiedad, angustia, dolor y pena.

Tus adicciones provienen de una enfermedad emocional:

Cada persona tiene una capacidad diferente de enfrentarse a los problemas o circunstancias adversas de la vida, sin importar su origen emocional. Por ejemplo, en una misma familia, donde los hermanos sufren los mismos abusos o las mismas humillaciones, tal vez uno de ellos termine en las drogas, y el resto no, o viceversa.

las adicciones

Lo que sienten los miembros de una familia disfuncional pude se lo mismo, pero el comportamiento de cada uno va a variar de acuerdo a su nivel de entendimiento y de consciencia.

Por ello, la ciencia ha determinado que no somos tan diferentes a nuestro familiar que ha caído en las drogas, solo que podemos manifestar nuestras emociones de diferentes maneras.

Los seres queridos de personas adictas a ciertas sustancias o comportamientos nocivos, generalmente quedan paralizados por la culpa y no saben cómo actuar.

Buscar ayuda profesional debe ser el primer paso

Al principio, la vergüenza nos invade, y tratamos de mantener nuestra dignidad en alto, intentando convencernos de que es algo momentáneo, y puede cambiar cuando queramos. Luego, nos sentiremos tan poca cosa que evitaremos a toda costa buscar un tratamiento adecuado o a alguien que nos ayude a salir de ese pozo profundo.

Las personas que caen en adicciones, pueden tener diferentes razones para sentir ciertas emociones que los llevan a caer en esos vicios. Pero el caos interno que provocan esas emociones es el mismo, y es igual de debilitante para todos los casos.

Intentar ayudar a una persona que sufre de adicciones puede terminar enloqueciendo a cualquiera, ya que la persona adicta por si misma no puede colaborar, y se llena de impotencia y amargura, lo cual genera más adicción y los lleva a caer más profundo cada vez en el pozo negro. La persona adicta se siente secuestrada por su propio vicio, ha perdido el control de su cuerpo y su mente, está totalmente a merced de su vicio y la impotencia la lleva a dejarse caer y dejar e luchar.

Hacer sentir culpable a una persona adicta, recriminarle o amenazarle, no va a  llevar a nada positivo. Al final terminarás decepcionado y terminarás rindiéndote también.

Puedes amenazar a una persona adicta tantas veces como quieras, pero aunque el miedo se apodere de ellas, y de verdad quieran cambiar y salir del vicio, será muy difícil sin la ayuda profesional. Los familiares de un adicto también tienen miedo, furia, frustración y un sin fin de emociones dañinas que pueden empeorar todo, ya que pueden llevarlos a tener comportamientos impulsivos e irracionales en contra del afectado.

Emociones que surgen entre las personas adictas y sus seres queridos:

Existe una mezcla de emociones intensas entre un adicto y sus familiares más cercanos. La intención válida sería reconocer esas emociones e ir liberándolas sutilmente. Tratar a las adicciones debe incluir llegar a las profundidades de ese dolor emocional que ha generado dicha adicción. Para ello es importante entender las emociones que rigen la vida de un adicto y sus familiares.

  • La vergüenza: Nos hace sentir indignos de amor, inferiores, débiles y muy vulnerables, lo cual no ayuda en nada.
  • El desamparo: Cuando un ser querido sufre de adicción, no sabemos cómo actuar, y nos sentimos totalmente desamparados.
  • La tristeza: Una familia empañada por un caso de adicción, es una familia triste. Ver como nuestro ser querido va cayendo por el despeñadero sin poder ayudarlo, es realmente frustrante.
  • El miedo: La adicción es una enfermedad que genera mucho miedo, por todo lo que conlleva.
  • La culpa: Es un sentimiento inevitable entre las personas adictas, ya que en sus momentos de sobriedad caen en cuenta de todo el mal que han causado a si mismos y a su entorno.

Sana tus adicciones haciéndote consciente de las emociones que rigen tu vida.

Cualquiera que sea tu adicción, al estar consciente de ella y de las emociones que te llevan a tener esa adicción, te será mucho más fácil superarla.

auto-conocerse para superar la adicción

El siguiente cuestionario te ayuda a auto-analizarte sinceramente:

  • Cuál es el dolor más profundo que me domina?
  • De qué busco escapar?
  • Soy consciente de que esa adicción que me domina me separa de mi YO interior?
  • De quién he sentido rechazo emocional?
  • Me he sentido abandonado?
  • Me he sentido desprotegido?
  • Mi madre me ha dado suficiente atención y amor?
  • He superado alguna pérdida de algún ser querido?
  • De quién dependo emocionalmente?

Mantenerte consciente de que ciertas carencias emocionales te vuelcan a la adicción, como un paliativo para escapar de esas carencias,  viene siendo un gran paso para “comprenderte” y entender que la solución la vas a encontrar dentro de ti mismo, y que sólo es cuestión de abrazar todas esas carencias con amor, perdonando para sanar.

La idea es entender tu mente y saber como tus emociones tienden a dominarla. Gestionando esas emociones aprenderás a aceptarte y amarte, liberándote de la carga que llevas a cuestas.

meditar para superar la adicción

Junto con un buen terapeuta profesional, aprende a observarte y corregirte, para ir cambiando tu realidad. Es un trabajo que hay que hacer día a día, con absoluta responsabilidad.

  • Mantén tus pensamientos bajo observación.
  • Define algún proyecto que te apasione y ve por él.
  • Haz una lista de tus virtudes y fortalezas, y tenla siempre a mano.
  • Haz de la meditación un hábito.
  • Repite a diario afirmaciones positivas frente al espejo.
  • No te quedes con tus creencias limitantes, cuestiona todo lo que sabes.
  • Aprende a amarte por sobre todas las cosas.

La coherencia sana el alma y la incoherencia causa la enfermedad. Tus adicciones son parte de esa oscuridad y te restan calidad de vida, por eso es tu responsabilidad conocer y explorar ese lado oscuro que te lleva a la autodestrucción.

Por: Loubna Hatem ∼ Reencontrate.guru


Loubna Hatem

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies