Si adoptas el papel de víctima, serás co-creador de tu dolor

Si adoptas el papel de víctima, serás co-creador de tu dolor

Sí, es cierto, la vida muchas veces puede no ser justa, podemos verla no tan bonita, nos pasan cosas, nos hacen cosas y muchos factores parecen confabularse para que, de una manera u otra, el destino se ensañe en mostrarnos su peor cara y cuando viene algo malo a nuestras vidas, parece venir con muchos acompañantes que se le asemejan y no podemos levantarnos. Encontramos una salida y se bloquea, decidimos creer en alguien y nos traiciona, tomamos las decisiones que nos llevan al fracaso, en fin, todo lo malo que nos puede pasar, nos pasa… ¿Quién dice esto?

Nuestra mente cuando adopta el rol de víctima.

Todos tenemos esa parte allí latente que podría ceder completamente su control a los factores externos y deshacerse de responsabilidades que lo hagan sentir creador de sus experiencias, por lo general de sus acontecidas y dramáticas experiencias… Y cuando esa parte toma protagonismo y se vuelve la que predomina en nuestras vidas… Pues ¡SORPRESA! ¡Jamás dejamos de atraer situaciones que nos hagan sentir como víctimas!

Sí, puede ser más sencillo para muchos echarle la culpa a los demás de los que les ocurre, incluso remontarse a un pasado muy lejano, incluso el día del nacimiento o los efectos de que una madre pensara durante su embarazo en no tener a su hijo, puede convertirse en la justificación perfecta para tener relaciones insanas, donde se teme constantemente al rechazo y no se percibe de nadie un amor real a lo largo de toda la vida.

Pero es una decisión de cada quien ver cómo se manejan las experiencias y qué rol asumimos para vivir la vida.

Evidentemente hay vivencias que facilitan o complican nuestra existencia, pero cada una de ellas es nuestra creación y si no cambiamos nuestras creencias y nuestra manera de mirar la vida, permaneceremos en esa emisora donde somos unas víctimas en este mundo cruel y desalmado, y ¿el universo qué nos dará en respuesta?: ¡más de lo mismo!

Tú eres el creador de tu vida, tú atraes a través de tu atención y de tu vibración lo que ocurre en tu vida.

Deja de sentirte enfermo y verás cómo sanas. No pienses que no mereces amor y verás cómo el amor llega a ti. Deja de sentir que todo lo que haces te sale mal y verás resultados favorables… Quizás llevas mucho tiempo con tu rol de víctima, tanto que no logras identificarlo, pero si con mucha frecuencia sientes que te pasan cosas o que te hacen cosas… Pues es prácticamente seguro que el de víctima sea tu traje preferido.

Con el traje de víctima, no importa qué tan bello sea el bosque, siempre crearás a un lobo feroz.

Imagínate que ese traje es rojo, pero muy muy chillón, muy grande y se arrastra muchos metros a tu alrededor, imposible no verlo… Ese traje se convierte en una especie de diana (donde se lanzan los dardos) de todas las cosas que te puedan lastimar, que te puedan herir, que puedan resultar indeseables para ti, pero el universo no sabe si algo es bueno o malo, solo te da lo que está en sintonía contigo… Y ese traje llama a la calamidad… Luego, ¿qué debes hacer?

¡QUITATE EL TRAJE!

No importa cuál te pongas, no te pido que te pongas el de feliz, el de optimista, el de la paz… No importa cuál escojas… Solo quítate el de víctima y deja de ser el cómplice de tu desgracia, por no decir el co-creador, por no decir el CREADOR… La vida quiere para ti lo que tú quieres para ti, así que comienza a pensarte diferente y toma las riendas de la creación de tu vida… Disfrútala, en lugar de padecerla, estás a tiempo, siempre lo estás.

Por: Sara Espejo – Reencontrate.com


Sara Espejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies